Seguidores

miércoles, 7 de noviembre de 2012

* EL MULTICINES MONOPOL, A PUNTO DE ECHAR EL CIERRE

Cada mañana, de paso para la tele, hacía una deseada escala en la casa de mi madre. En la cocina, sentaditos en una pequeña mesa de mármol adecuada, a partir de una antigua máquina de coser Singer, saboreábamos un aromático café de Agaete. En ese encuentro mañanero, charlábamos de todo. Mi madre, era una mujer leída y actual, que devoraba todo cuanto le caía en sus manos. También, una mujer valiente, que pasó sus penurias para sacar a sus siete hijos adelante… 

Viuda temprana, con el paso de los años, vivió esos momentos lógicos en que sus hijos, a cuenta gota, abandonaban la casa terrera que los vio nacer, para fundar sus respectivos hogares... Sin embargo, todos vivíamos muy cerquita y la pequeña mesita de la cocina era como las camas de un submarino: unos, llegaban, se sentaban y otros salían a sus trabajos… Aquella mesa, de veteado mármol, era como el confesionario de todos los hermanos… Allí, se contaban todas las penas y alegrías de la familia… 

En cierta ocasión, recuerdo que el cine de nuestro barrio de Las Alcaravaneras, el Goya, cesaba su actividad. Fue el tema que se desarrolló en nuestra charla… “Es el progreso”, me dijo. “Hoy, son tantos los artistas, que ya no se les coge ni cariño”… Y, trasladándose a sus tiempos jóvenes, con cierta nostalgia añadió: “Nada como aquellos tiempos en que el público, puesto en pie, aplaudía a rabiar y hasta con lágrimas en los ojos, aquellos momentos de tangos de Carlos Gardel y los corridos de Jorge Negrete… Gráfica era la narración de mi madre que con ojos como platos, quería meterme en su máquina del tiempo y trasportarme a esos, para ella, mágicos momentos… 

El cine, en esos tiempos debió vivirse como real y para muchos, como sucedido en ese instante… Recuerdo a otra pariente lejana que, a grito pelao, avisaba “al muchacho” que “el bandido” lo acechaba en la esquina para darle una puñalada trapera… Yo de pequeño, recuerdo en el cine Santa Catalina y el Goya, en el “gallinero” con piso de madera, cuando había una persecución en las películas del oeste y dábamos pataditas en el suelo acelerando o disminuyendo el galope o trote del Llanero Solitario o el Tarzán cuando convocaba con su característico grito a los animales de la selva… 

Me invadía la nostalgia de aquellos rodajes en Gran Canaria, viéndose afeitar a todo un Gregory Peck en la playa de Las Alcaravaneras o a Silvana Pampanini y Eddie Constantini, en la mismita playa intentando una “pega” con dos burros… Eran tiempos en que convivían en la isla más de una treintena de cines… Sin embargo, que el cine Goya desapareciera, me causó un tremendo impacto… Era el final de aquellos chochos, chuflas o aquellas manzanas cubiertas de fina capa de caramelo que te sabían a gloria en el tenderete de Ana “La negra”, mientras leía y releía, aquellos cuentos alquilados de Cachorro, el Guerrero del antifaz, Zipi y Zape o Mortadelo y Filemón… 

Pero si bien la llegada del turismo nos cambió la vida, la tele fue poniendo el cerrojo en aquellos entrañables cines de barrio, que no pudieron aguantar la competencia… De esa manera, como fichas de dominó desaparecieron de nuestro paisaje el Teatro Hermanos Millares, el cine Viejo, Astoria, Cuyas, Rex, Rialto, Colón, Guiniguada, Cairasco… casi por último un histórico: “El Royal”… Recuerdo que el día en que anunciaron su derribo se me encogió el alma y me sentí morir un poquito, cuando la uña de la pala mecánica hería de muerte aquella sala donde se produjo aquel encuentro entre el padre de la canción canaria Néstor Álamo y la Voz de las islas: Mary Sánchez… 

Hoy, alarmado, escribo estas breves líneas cuando me llega la noticia del posible cierre de los Multicines Monopol ante la poca asistencia del número de espectadores. El Multicines Monopol, es la última ventana en la que se asomaban las producciones canarias para su exhibición comercial. Su cierre, sería un durísimo golpe para nuestra cultura y nueva voz quebrada, una más… 

Lamentable. 

ALFREDO AYALA OJEDA

1 comentario:

  1. HAY MAESTRO ALFREDO, AHORA LOS TIEMPOS HAN CAMBEADO CRISTIANO´´DIS QUE ENDENANTES DIAMOS AL CINE EN PANDILLA Y TODO TENÍA UN ENCANTO DIFERENTE,SE VIVIA TODO DE OTRA MANERA NOS PRIVABAMOS POR TODO ,DITO SEA DIOS FIJESE USTED QUE FUI EN EL PUENTE DE FINAOS AL CINE Y NO DIA DES QUE ERAMOS NOVIOS MI MARIDO Y YO ,AAGG CRISTIANO TIEMPOS MOZOS JAJA LOS MEJORES BESOS A ESCURAS CUANDO MI HERMANA SE ESTABA JARTANDO DE COTUFAS JEJE UNA FORTUNA NOS COSTABAN ESOS BESOS JAJA SI MAESTRO ALFREDO SON OTROS TIEMPOS Y NI JAY ACOMODADOR NI NA Y DEL NODO NI LE CUENTO ...

    ResponderEliminar