Seguidores

jueves, 29 de noviembre de 2012

* “CORRER LOS CACHARROS”

En estos días, el municipio más pequeño de Canarias, El Puerto de la Cruz, celebra una de sus fiestas grandes: “Correr los cacharros”. Una curiosa y firme tradición que ha llegado hasta nosotros superando el paso del tiempo. .. 


A mediados de los años 90 del pasado siglo, un reducido equipo de Televisión Española, pusimos todo el empeño del que éramos capaces para intentar levantar el acta notarial de nuestras fiestas y costumbres con la serie etnográfica “Senderos Isleños”. Durante años, en afanosa búsqueda de personajes, datos, museos buscamos ese eslabón que daba sentido a la larga cadena de nuestras costumbres y tradiciones. Afortunadamente, tuvimos la valiosa colaboración de distintos investigadores, estudiosos y eruditos que nos allanaron el camino… Hoy, puedo decir con orgullo que “Senderos Isleños” fue una serie que recogió documentos de alto valor etnográfico que, sin duda, será, con el paso del tiempo pieza clave para que futuras generaciones nos conozcan un poco mejor. 

Pues una de nuestras recaladas fue, precisamente, en el Puerto de la Cruz. Allí, grabamos por San Juan, “El Baño de las cabras”, “La embarcación de la Virgen del Carmen” y, cómo no, “la fiesta del ruido”: “El correr los cacharros”. En esa época el festejo estaba expirando y desde el Ayuntamiento portuense se hacían verdaderos esfuerzos por mantener vivo el festejo. 

La tradición, arraigada en el tiempo, consiste en arrastrar latas, botes y todo tipo de útiles ya en desuso: lavadoras, neveras, viejas cocinillas… Todo vale en esta fiesta del ruido… A veces, algún niño, arrastra una chapa de cerveza atada a un lujoso hilo de colores. Tampoco falta los que arrastran una larga ristra de cacharros… El lugar de concentración es la histórica plaza de los encuentros: La Plaza del Charco, zona donde el ruido, por estos días, se hace casi inaguantable… 

Sin duda, es uno de los actos festivos más propios del municipio. 

Una manifestación popular que cada año va decayendo en beneficio de otras más cercanas y que se han protegido de una manera más eficaz, pero, al igual que con otros acontecimientos de tal naturaleza, el área de Cultura del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz pretende potenciar como una de las fiestas más propias del municipio. Su circuito más llamativo se sitúa en torno a la Plaza del Charco, donde se concentra gran parte de esta actividad lúdico-festiva, con el montaje de talleres de confección de las "ristras de cacharros". En otras zonas Las Orotava, Los Realejos, La Guancha y Santa Úrsula, también se goza y disfruta del festejo que coincide con la prueba del vino nuevo y la apertura de las viejas y modernas bodegas. Claro, no puede faltar acompañar los sorbos de vino con las castañas asadas, guisadas, curdas o al gusto. Tampoco el pescado salado, chicharros o sardinas… Todo ello, claro, ambientado por las parrandas que en bares y guachinches, al calorcito del vino nuevo, regalan a los visitantes una buena rociada de isas, folías, polcas, corridos o boleros… 

La tradición de “correr los cacharros”, en la zona turística por excelencia del Puerto de la Cruz, cuenta con distintas teorías. De un lado quizás la más fiable, cuenta que surgió cuando barriles y toneles eran trasladados, rodando por las adoquinadas callejuelas, desde las bodegas situadas en la zona alta, para lavarlos de las impurezas acumuladas en el bravo mar norteño… El ruido, en el obligado y puntual traslado, ocasionado por los bordes metálicos contra los adoquines, es una de las teorías… Otra habla en sentido eclesiástico que San Andrés, mártir muerto, crucificado en aspas y arrastrado… O la popular que cuenta que San Andrés, cojo y borracho durmió “la mona” y para despertarlo se usó el ruido de cacharros. 

También hubo un tiempo en que “correr los cacharros” no estuvo bien visto… Se escuchaba entre la vecindad voces discrepantes y el “Correr los Cacharros”, se limitó a zonas restringidas con estricto horario… 

Me contó uno de los tantos personajes que entrevistamos la pícara protesta de una joven que, fuera del horario permitido, se deslizó a gran velocidad por las pinas calles en una tabla a la que tenía atada una larguísima cuerda. Al final de la cuerda, numerosos cacharros… De esa manera, el guardia no podía multar a nadie porque no se veía la persona provocadora del ruido... 

“Correr los Cacharros”, la tengo enmarcada dentro de las fiestas del ruido y conjuros, de promesas votivas como la que anualmente tiene lugar en la Montaña de Vergara, en el municipio de Santa María de Guía de Gran Canaria. La promesa votiva que cuenta con una antigüedad de dos centurias se hizo cuando una terrible plaga de langostas asoló las zonas de Guia, Gáldar y Moya… Para combatirla los propios del lugar usaron el “rugido” ensordecedor de tambores, cajas de guerra, bucios, cacharros y todo cuanto pudiera hacer una escandalera del carajo… 

Ahora, estamos en tiempo de fiestas. Una fiesta grande en honor a San Andrés. Una fiesta que suele regarse con vino nuevo y ruido. Mucho, mucho ruido… Un ruido, está ligado a todos en esa vieja creencia que espanta a los malos espíritus.. 

Lo dicho, las fiestas del ruido tienen por escenario la zona norte de Tenerife. Desde esa fachada atlántica de El puerto de la Cruz hasta la majestad de sus cumbres…

ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. MAESTRO ALFREDO UNA VES MAS GRACIAS POR PONERNOS ESOS ESCRITOS DICIENDONOS COMO SON NUESTRAS COSTUMBRES HE VISTO MUCHOS DOCUMENTALES DE COMO VIVEN EN LA SELVA Y LAS COSTUMBRES DE MUCHOS PAISES, EN CAMBIO NADA REFERENTE A NUESTRAS RAÍCES AL IGUAL QUE SE ESTÁ RECOPILANDO CON PROGRAMAS DE TENDERETE ANTIGUOS SE DEBERÍA HACER CON MUCHOS DE ESTOS PROGRAMAS QUE MENCIONAS QUE EN SU MOMENTO POR LA RAZÓN QUE FUERA NO LES VI CUANDO QUIERO HACER UNA RETAHILA ME CUESTA MUCHO ENCONTRAR INFORMACIÓN DE NUESTRAS COSTUMBRES Y NO SE COMO AVERIGUAR MUCHAS COSAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Amiga mía: Una obra de gran valor, de riguroso estudio las tienes en la obra de Galván Tudela en las que analiza las fiestas. También, María Victoria Hernández, Cobiella Cuevas, o Pérez Vidal, todos ellos con seriedad se adentran en folclore, costumbres y tradiciones. No puedo dejar atrás a Paco Navarro Artiles que fue el alma de la serie "Senderos Isleños". Durante mi larga carrera, como una hormiguita, guardé conversaciones y apuntes de campo con distintos personajes. Efectivamente, no hay mucha información. Creo que poco son los que tienen interés en difundirla. El gobierno, las teles, deberían reponer esos trabajos y llevarlos hasta los centros de enseñanza para conocimiento generalizado.

    ResponderEliminar