Seguidores

sábado, 2 de febrero de 2013

* POETAS Y VERSEADORES


En estas islas de Dios que quita los pecados del mundo, nada es gratuito. No lo ha sido nunca. Todo ha requerido el esfuerzo individual o colectivo en este territorio fragmentado y frecuentemente olvidado… Y es que en un mundo tan aislado del exterior durante tantísimo tiempo, no es de extrañar que el interés y la atención del isleño se concentrase en hechos y personas cercanas, casi familiares… El bucio, era el bronco clarín que marcaba principio y fin de la jornada, las desgracias y el momento festivo… Códigos de ayudas mutuas se ponían en marcha para la trasquila o arrimar el hombro en beneficio de la colectividad o del vecino… Las cuatro reglas solo estaban al alcance de unos pocos y las hambrunas amenazaban a la población…

Ante tanta carencia de medios de información, aparecieron formas propias tanto para fijar el pasado, mediante la memoria y la tradición oral, como de conocer, difundir y comentar los hechos puntuales en el pasado y presente de cada pago, aldea o pueblo…

De esa manera, caminando apresuradamente por el devenir de nuestros pueblos, tomó vital importancia tanto la figura del Verseador como la del poeta… Personajes destacados que estuvieron extendidas y consideradas a lo largo y ancho de nuestras islas… Imprescindibles personajes que adquirieron mayor sentido y notabilidad en zonas más aisladas…

Algunos poetas silvestres, como es el caso de Adrián (Tijarafe) y tantos otros volcaban, por encargo, sus décimas sobre el papel. A ellos, acudían la vecindad para facilitarle datos referidos a la tragedia, el fallecimiento, o el momento festivo… Y el poeta, se encargaba de narrar la historia en versos…

La valorada figura, tanto del poeta como del verseador, nos transmitían una información valorada con arreglo a las pautas de conductas mantenidas y acuñadas por la misma colectividad…

En la época que me refiero, escaseaban las escuelas… También, la oportunidad de frecuentarlas, eran raras… Los estudios, solo estaban al alcance de los pudientes. El pobre, seguía cargando con el saco de la pobreza…

Quizás por ese motivo sorprende la aparición de talentos naturales en isleños de escasa formación académica… Muchos son los casos con los que he tenido ocasión de compartir tiempo y charla. Incluso grabarlos para algún programa de televisión… Antonio Vera, Juanito Vera, Juan Betancor, Eulalio Marrero, Ana “La Loba”, Severo Martín, María, Eremiot, Juan Ramón Rodríguez “el pastor”…

Pero el tiempo, la modernidad, la proliferación de centros de enseñanza, fue borrando del paisaje tanto la figura del poeta como la del verseador…

En mi continuo “Andar Canarias”, “Senderos Isleños”, “Canarias Viva” o “El Pueblo Canta”, tuve distintas oportunidades de escuchar algún “gallillo” que animaba la noche con su verseo… Recuerdo, en el “Charco del Conde”, en la baja del secreto, mientras nos agasajaban con unos espléndidos camarones del avión, la aparición de un personaje que se arrancó con sus décimas. Fue una aparición testimonial, infrecuente… La décima, el repentista, había desaparecido. Solo quedaban algunos intérpretes en la isla de La Palma…

Años después, cuando yo dirigía Tenderete, a finales de los noventa, por indicación de Maximiano Trapero a Eduardo Moreno “El Chachón”, asesor musical del programa, llegó al plató un grupo de gente nueva: Yepsi Bienes, Fernando Murga “Murguita” y Yeray Rodrígez… Fue, créanme, la revolución. El inicio de la recuperación del Poeta y del Verseador…

Con posterioridad, en La Bodega de Julián, atendiendo una sugerencia de Yeray Rodríguez, dediqué un espacio monográfico a poetas y versadores.

En este último fin de semana, en el Cicca, en Teror, en Ingenio, por séptimo año consecutivo, Yeray nos brindó una magnífica oportunidad añadiendo en la programación, para conocimiento generalizado, distinguidos intérpretes de América Latina, de Canarias junto un amplio muestreo de pequeños que poco a poco, con firmeza, se familiarizan con el Verseo y su mundo.

Estimable y decidida la estrechísima colaboración del Ayuntamiento de Ingenio, municipio que no regatea esfuerzo para fomentar y difundir nuestra cultura. Honrosa labor que nos permite retomar un pasado, que nunca debió interrumpirse…

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario