Seguidores

viernes, 27 de junio de 2014

* LLEGA SAN PEDRO… LLEGA “LA RAMA DEL VALLE”

Desde hace algún tiempito, mi mujer, Lydia Díaz y yo, una vez saltadas las fogaleras con pelos chamuscados y superada, a las doce en punto, las pruebas de las olas del bravo mar norteño tal como dicta la tradición sanjuanera, preparamos nuestros bártulos, cámaras, blog de notas, un calzado cómodo, un pequeña mochila y alguna prenda de abrigo para el día 28 encaminarnos hacia el Valle de Agaete. Es, para nosotros, la cita ineludible con la “Rama”…

Agaete, de cumbre a mar… En cada rincón, un sentimiento… El sabor de la conversa con el amigo Paco Sánchez y sus cantos de fuma… El coche de hora… “El llanto de las pardelas” en el Valle… el pregón de Juanita Herrera: “Sardinas, frescas y vivitas”… “Cantos de morenas” al pie del Roque Partido… La socarronería y el humor de Sergio Correa… Las elocuentes charlas con el amigo Pepe Dámaso, en su laboratorio dándole forma a “Los Caudillos”… Los apuntes del querido Chano Sosa sobre el huerto de las flores y el ficus del “Árbol bonito”… La mujer que otea el horizonte esperando la llegada del barquillo repleto de los frutos del mar… El horno de cal que nos invita a regresar a un tiempo cercano… Los papagüevos con documento nacional de identidad… Megüi, la extranjera soñadora que vio cumplido su sueño… El reconfortante caldo de pescao con gofito escaldao… El buchito de café de Merceditas… El ritmo verde de la Rama acompasado por las bandas de Agaete y Guayarmina... Y en el mismito corazón del festejo en honor a San Pedro, un personaje irrepetible Perico “el Santo” y su esposa Juana. Perico, lo ha sido todo en la zona y goza de un bien ganado prestigio y consideración. Distinguido por el pueblo en numerosas ocasiones. Una de sus hijas nos comentaba, con énfasis, con orgullo: “Mi padre tiene manos de santo”…

“A él acudían todos en busca de ayuda. Incluso, ayudó a alumbrar a numerosas mujeres en el momento del parto”…

Y con todos estos datos, con el corazón henchido de emoción, con el sentimiento a flor de piel, con muchísimas ganas de saludar a los amigos, esperamos la llegada del momento para disfrutar de un festejo, recogido pero intenso: “La Rama del Valle”.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario