Seguidores

martes, 24 de diciembre de 2013

* SÍ AMIGO SERGIO: ¡QUÉ FIESTAS MÁS ABURRIDAS!

El boxeo en Gran Canaria había experimentado una creciente actividad. Cada sábado, la Gallera nos embriagaba con el aroma de embrocación, resina y sudor. Eran tiempos de “Pantera”, Salvador Domínguez, El Chato Saavedra, los hermanos Rodri, Cabrerita Gil, Luis Magro. Exhibiciones de despedida del “Moño”, temible boxeador y excelente casteador, del fornido “Carretas” y venía detrás, pisando fuerte, otra camada de excelentes púgiles: Lelo Suarez, Kid Tano “El Campeón de silencio”,  Orteguita, “Kid Gavilán”, Monsta, Miguel Liria “Kimbo”, Cesáreo Barrera, García Gancho, Kid Melenara, Vicente… que cimentaron la época dorada del deporte…

Aficionado al boxeo desde muy pequeño, recorría con mi padre, el ambiente boxístico… Muchos jóvenes, cada tarde, acudían al gimnasio en el Victoria, el Hespérides, en la Basan, en el Risco de San Nicolás, en Educación y Descanso y en la sede de otro famoso club de Las Alcaravaneras, que se fusionó para dar vida a nuestra Unión Deportiva: el Arenas.

La actividad era intensa. Era una época en que las familias se apretaban el cinturón y en la unidad familiar todos arrimaban el hombro para salir adelante… Por ese entonces al que me refiero, en la Gallera del Cuyás debutaba un muchachillo joven. Llegaba el momento de cumplir su sueño sobre el cuadrilátero: ser campeón. Era una empresa difícil, pero él lo intentó. Solo subió al ring en doce ocasiones y en todas ellas salió victorioso. Un día, tomó la sabia decisión de abandonar. Seguía haciendo deporte pero solo con el objetivo de mantenerse en forma.

Es la historia de un amigo con el que compartí gratos momentos y que una noche, en el programa de radio  “El Traspatio” que dirige mi compañera Lydia Díaz, contó, con nostalgia, el amigo Sergio Correa sus andares por el cuadrilátero… Hablamos en antena largo rato sobre el noble deporte del boxeo, del ambiente, de hombres y nombres que, en nuestro fragmentado territorio traspasaron estas fronteras atlánticas: Velázquez, Sombrita, Kid Tano, García Gancho, Zurdo Price, Boro, Cesáreo Barrera, etc. De los campeonatos de España celebrados en el Estadio Insular…

A Sergio Correa lo conocí, bueno empecé a tratarlo, en el “Pollo Dorado”, en Guanarteme, en aquellos dorados tiempos en que un día sí y otro también, se juntaban los amigos para hacer la música que nos gustaba y que no gustaba a los políticos siempre ojo avizor… Sergio, siempre pegado a su bombo, siempre con ese déjame entrar, de amplia sonrisa y exquisito trato… Las noches eran larguísimas… Tan largas que, se juntaban con los días…


Luego con Sergio Correa, trabajé en distintos programas dentro y fuera de la tele: Tenderete, promoción de cigarrillos Mecánicos, galas nocturnas, en la Bodega de Julián, Parrandiando, “La Gala”. “Andar Canarias”, en transmisiones como “El Pino”, La Candelaria, “La Virgen de los Volcanes”, “Nuestra Señora del Rosario”… Se puede decir que con Sergio Correa, el folclorista, el humorista, el creativo, el artesano, autor de numerosas coplas, compartí una parte importante de mi vida profesional. Fueron unos momentos dulces en que nos divertíamos trabajando en lo que nos interesaba: difundir lo nuestro en toda su amplitud…

También unos ratos amargos… El momento de la imposición  del símbolo de “La Orden del Cachorro”, cuando Sergio hizo gala de su grandeza dándole unas pinceladas de humor, queriendo hacerle el último regate a la muerte. Fue para mí, pronunciar unas palabras en aquél momento, uno de mis momentos más tristes… 

Sergio, amigo, sin ti solo me queda decir: ¡¡Qué fiestas más aburridas…!!

ALFREDO  AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario