Seguidores

viernes, 27 de diciembre de 2013

* AL INOLVIDABLE NANINO…

Se avecinaban las Pascuas y, como siempre, en nuestro recorrido por el Archipiélago, Nanino llamó a su madre María del Carmen Cutillas y Lugo que, como buena palmera,  tenía  merecida fama repostera… Terminada la conversación buscábamos los huecos entre grabación y grabación para comprar lo necesario para  que, doña Carmen pusiera en marcha sus conocimientos de saberes y sabores para las fiestas… Las almendras deben ser barriguditas de Punta Gorda, el perfumado limón sutil, las naranjas de árbol, el queso fresco del día, papitas negras y menudas… Y en vísperas de las Pascuas, Nanino aparecía por la redacción de TVE, en Canarias y las dejaba a Sabina Arnedo, que invitaba a degustar las truchas o almendrados a los compañeros…

Yo no recuerdo un solo día, en que Nanino no llamara su madre para saludarla… No importaba donde estuviera. Llamar a su madre, saber de ella, conversar durante largo rato, era sagrado… Nanino, era muy madrero y un buen hijo…

Nanino, estiraba las noches… Cuando llegaba a su casa tenía siempre una atención sobre la mesa, preparada con todo el cariño el mundo por su madre, para que Nanino no se acostara con el estómago vacío…

Tras las Pascuas, el día 26 de diciembre escribía un proyecto sobre folclore de ida y vuelta que se debía desarrollar inicialmente en a La Perla de las Antillas. Era una carta solicitando el permiso correspondiente para desarrollar el trabajo en Cuba, a donde teníamos previsto desplazarnos en el próximo mes de Enero… Nanino, mientras escribía, se quejaba de una muela. Estaba incómodo. Le sugerí visitar  al dentista con el ánimo de evitar contratiempos en nuestro desplazamiento…  El, salió para el dentista mientras yo me desplazaba a la isla de Tenerife…

Al amanecer del día siguiente, fatídico martes 27 de diciembre de 1.988 fue su madre a despertarlo. No lo encontró muy bien y llamó al médico de la Tele que, rápidamente salió a verlo. Nanino, estaba mal… Muy mal. Todos los dispositivos se pusieron en marcha… Poco o nada se podía hacer… La noticia, escueta, corrió como reguero de pólvora… No paraba el teléfono, ni los telegramas, cartas, visitas… Su fallecimiento fue un mazazo que nos sacudió a todos… Con la temprana edad de 51 años, pleno de energía, de amplios conocimientos y experiencia, el gran comunicador, reposó para siempre…

Regresé urgentemente a Gran Canaria y junto a Juan Martínez, realizador de su inacabada entrega  “Perfiles Isleños”, nos pusimos a darle forma a un capítulo especial de su última serie en memoria de Nanino. Un programa bañado en lágrimas, en sentimientos, en profundos recuerdos…

No tenía capacidad, la escasa media hora del espacio para contar su amplísimo perfil…“Natación”, “poesía”, “Chismografía leve”, “Crónicas”, “Cantares” “reconocimientos”, “carnavales”, “Tenderete”, “El Pueblo Canta”, “Canarias Viva”, retransmisiones de nuestra Unión Deportiva, espacios radiofónicos…

Yo, lo recordaba guapo, elegante, nervioso, en olor a multitud, arropado por amigos, folcloristas, autoridades, familiares, deportistas y admiradores, en aquel sentido homenaje, que el Archipiélago entero le brindó en los salones del Hotel Santa Catalina. Fue un distinguido momento vivido con intensidad, por un hombre muy tímido que siempre se sintió pueblo y que recibió del pueblo la estima y la consideración.


Decía el desaparecido y recordado alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Juan Rodríguez Doreste “con Nanino, todos, de por vida, hemos contraído una impagable deuda de gratitud…” “no hay piedras suficientes en Canarias para levantar un monumento a Nanino”… Algo debe tener de cierto esas palabras para que todavía se tenga esa deuda con quien se entregó de cuerpo y alma, sin reservas, en la defensa y la divulgación de nuestras señas de identidad. 

Se apagaba su voz, pero quedaba su obra. Una obra que continúa vigente cuando se cumple hoy el 25 aniversario de su fallecimiento…

¡Que Dios te tenga en la Gloria, amigo!

ALFREDO AYALA OJEDA

3 comentarios:

  1. Esta foto que ilustra mis apuntes, está recortada. Es más amplia. Fue tomada por nuestro fotógrafo José Luis Rubio. Tiene, el retrato, 30 años. Fue tomada el mismo día de los Santos Inocentes, cuando yo tenía recién cumplidos 40 años. Fue la grabación de ese programa una sorpresa que le preparamos a Nanino con motivo de la festividad. Habíamos confeccionado un guión falso de manera que cuando anunciaba una actuación se escuchara otra... Así, desde la Jirafa ( artilugio telescópico que ponía el micro allá donde cantara el solista) que operaba el excelente músico y operador de sonido Bruno, cantó y toco el cuatro, ante los ojos sorprendidos de Nanino. Y en uno de esos tantos disparates, pues me empujaron al plató y a Nanino no le quedo otra que hacerme esa entrevista y felicitarme por mi cumple. 28/12/83

    ResponderEliminar
  2. Alfredo; es un verdadero placer leer tus vivencias con el añorado Nanino. Muchas Gracias!!

    ResponderEliminar
  3. QUE RECUERDOS TAN ENTRAÑABLES... SIEMPRE VEÍA TENDERETE JUNTO A MI PADRE, ESE ERA NUESTRO RATITO.

    ResponderEliminar