Seguidores

jueves, 12 de diciembre de 2013

* A PAQUI, LA AMIGA DE LA ETERNA SONRISA

No es un homenaje, tampoco una despedida, simplemente un desahogo y me explico: 


El día 6 de diciembre, tengo que reconocerlo, me levanté tarde. Estaba tomándome un café cuando escuché que me llegaba un sms, fui a mirarlo y mis ojos se llenaban de lágrimas, el mensaje era muy escueto pero directo, no había duda ni error posible y así decía: "murió Paqui, la hermana de Cruci"

No daba crédito, en un momento pasaron por mi mente muchísimas imágenes, todas buenas, en todas ellas una sonrisa, la de Paqui

Y una sola pregunta, ¿por qué? 

Y pensé, un accidente, pero no. Su tiempo se acabó y no hay más. 

Cuando pregunté a la persona que me avisó, solo me decía que la llevarían al tanatorio de Guía pero que no sabía nada más. 

Por la tarde pasé pero no paré, volví a pasar por la noche y no tenía el valor suficiente. Pregunté por la hora del entierro y me dijeron que sería el sábado a las 4. Entonces decidí ir al día siguiente, pero seguía sin valor. 

El sábado sobre las 13:30 más o menos llegué al tanatorio, mientras bajaba las escaleras, tenía la esperanza de que fuera una pesadilla de la que me iba a despertar antes de llegar. 

Pero no, no fue así, era una triste y amarga realidad.

Supongo que a los demás les pasará lo mismo, llegué había mucha gente, pero no veía a nadie.

A quién primero vi, fue a Betania, su sobrina. le pregunté por su madre, me dijo donde estaba y hasta allí fui, la abracé e intenté consolarla pero no podía, así que lo único que pude decirle fue un sincero "lo siento", lo repetí muchísimas veces y también le pedí perdón porque no tenía palabras, no podía darle ánimos. A lo que me respondió, ahora sé que existe una lista en la que estamos todos y no es necesario estar enfermo, ni tan siquiera ser mayor. Le tocó a ella y no hay más.

Después de ese ratito que estuve con Cruci, salí a coger aire, me ahogaba, desde fuera vi a Jorge, su marido, y entré. Él me vio llegar y se levantó, nos fundimos en un gran abrazo y le dije lo mismo que a Cruci, no podía consolarlo, no me salían palabras... a lo que me contestó: Qué pena, no tuvo una segunda oportunidad.

El padre de Paqui y de Cruci, estaba completamente compungido, tiene que ser muy duro, asistir al entierro de tu propia hija.

Hablé con Betsaida, su hija y me decía... es que encima la miras y está preciosa, parece que se ríe, así que no sé que es peor, si ir a verla o por el contrario no entrar.

Esto simplemente es una necesidad que tengo que contar, no puedo creerlo, Paqui, la amiga de todos, la de la fiel sonrisa, se iba y sin nadie esperarlo.

Como anécdota diré que era la única persona componente de Estrella y Guía, que me felicitaba para el día de mi santo y tiene una explicación, en las fiestas de Guía, en agosto, nos veíamos siempre, alrededor de la plaza grande, cerca de los bochinches, unas veces porque alguna de las agrupaciones de las que formábamos parte estaba intentando, sacar algún dinerillo para el grupo y entonces había que echar una manilla. Y me decía: "felicidades tocayaaaaa" a lo que le respondía, yo no me llamo Paqui, y ella me decía con su eterna sonrisa, pero yo sí me llamo Lydia. 

Paqui, desde aquí te digo hasta siempre, y que solo muere quién es olvidado y TÚ jamás pasarás al olvido, siempre, siempre, estarás en nuestros corazones. Pero sí te pido una cosita, por favor, desde donde quiera que estés, envía a los tuyos mucha mucha fuerza, porque la necesitan. Ha sido un palo muy, muy duro.

Con todo el cariño del mundo. 

LYDIA DÍAZ PÉREZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario