Seguidores

domingo, 20 de mayo de 2012

* EL MILAGRO DE LA VIDA

Hace unos días, cuando el sol nos permitió salir a respirar la suave brisa, Lydia se reunió con sus padres. Hablaron largamente de tiempos idos, de historias que unen a la familia, a través de esos hilos invisibles que la sangre y el tiempo van tejiendo lentamente.

Carmelo, el patriarca, preparaba un amplio jaulón mientras los perros jugueteaban a su alrededor. Su esposa Mina y su hija Lydia, conversaban animadamente, seguían atentamente su trabajo…

-¿Qué haces esposo…?

-Un jaulón donde albergar a los pollitos que están naciendo…

La contestación, tentó la curiosidad de Lydia… ¿dónde están papá…?

-Ahí, en la incubadora…

Lydia, abrió la puerta de la incubadora. Numerosos pollitos, correteaban. Otros, más tardíos, seguían desprendiéndose de su blanca coraza… Los continuos “pío-pío”, se me antojó aquellos jolgorios en la grada de histórico Insular…


Viendo a Lydia, emocionada, acariciando a unos y otros pollitos, mi imaginación se trasladó a otros tiempos, en que el pollo era un artículo de lujo, solo al alcance de algunos ricachones… aquellos sueños, casi pesadillas, de “Carpanta”… Incluso el regalo de gratitud, tributo o sometimiento de algunos campesinos a sus amos, como agradecimiento por la abundancia de la cosecha, o cuando se acercaban algunas fiestas señaladas. La clase pobre, siempre cargando el saco de la miseria a cuestas, criaba al dedo su pollo o gallina, para ofrecérselo al médico, al cura, al amo o como agradecido pago de un favor impagable…

El pollo, tiene una larguísima historia como ave doméstica. Una historia que se remonta a varios miles de años y que llegó a Europa tras los necesarios intercambios comerciales…

Incluso, se le atribuyó al pollo origen acuático, siendo permitido por la Iglesia su consumo en Cuaresma.

Atrás quedaban los tiempos en que en las casas de campo, en aparcerías o en las azoteas de aquellas casi desaparecidas casas terreras, se tenía un gallinero. Era la despensa viva en la que gallos, gallinas y pollos descansaban “aposaítos” en un pírgano de palmera; un bebedero, labrado en piedra de cantería, se picaban algunos pedazos de “Pita Zábila”, eso que hoy llaman aloe vera, para prevenir a las aves de posibles enfermedades. Pero allá, por los años 50, del pasado siglo, los adelantos de las ciencias en alimentos, facilitaron la creación de criaderos y el pollo, hasta entonces prohibido para la mayoría de la población, pasó a ser un consumo generalizado. Hasta tal punto que es frecuente que en momentos de apuros, se diga con normalidad y hasta con cierto desprecio “No te preocupes, compramos un pollo “asao” y ya está”. De las penurias de antes, hemos pasado no sólo a la abundancia actual, sino también al desconocimiento de gran parte de la población estudiantil, que en cierta ocasión, allá en los Estados Unidos, un profesor le dijo a los niños que dibujaran un pollo y la gran mayoría pintó un pollo asado…

Vagué, para mis adentros, con el significado de “Pollo” en la lucha canaria, nuestro vernáculo y plástica modalidad deportiva. “Pollo”, es distinción en el noble deporte. El Pollo, es el mejor del barrio, del pueblo, del pago o de la zona…

Mientras yo vagaba por los entresijos de la historia del pollo, uno tras otro, seguían saliendo de los cascarones, luchando por aferrarse a la vida… Lydia, emocionada y feliz, con los ojos abiertos de palmo en palmo, era testigo del nacimiento de una pollería que superaba el centenar de ejemplares…



Todos, nos reímos del momento que Lydia disfrutaba del suave latido de los corazones de pollitos, asistía, ensimismada a disfrutar de un mágico momento de la creación: el milagro de la vida.


ALFREDO AYALA OJEDA

1 comentario:

  1. SEÑA CANDIDA USTED TIENE UNA GALLINA PONEDORA?GUA CRISTIANA YO LO QUE TENGO ES UNA QUÍQUERA LAS GALLINAS PONEDORAS SON DE MI SUEGRA QUE ME LAS PRESTÓ PA QUE ME LIMPIEN UN FISCO EL CANTÉRO ANTES DE PLANTAR LAS VERDURITAS LAS TENGO CON UNAS LONAS ATADAS PA QUE NO SE ME ESCAPEN ES QUE LE TRAIGO UNA QUE SE ME COLÓ EN CASA JEJE ESTUBE TENTADO EN ECHARLO AL CALDERO JAJA PERO EL OLOR DEL CALDO ES UN CHIVATO COÑO... ENDELUEGO QUE BROMISTA ENTRE Y NOS ECHAMOS UN BUCHE CAFÉ AHORA RECOJO LAS GALLINAS Y LAS SUBO AL GALLINERO EN LA AZOTEA Y A VER SI ME SALEN POLLITOS QUE TENGO LA QU,IQUERA ECHADA Y LE VOY A DAR UN PICHÓN PA QUE JAGA ESE CALDITO POR QUE DE ESO SI QUE TENGO PA DAR Y REGALAR

    ResponderEliminar