Seguidores

domingo, 20 de septiembre de 2009

* “LO PRIMERO, EL CORAZÓN…”

Suele suceder, al menos a mi me pasa, que las anécdotas de nuestra gente tienen mucha más gracia que los chistes… Ese pronto isleño, la chispa y la socarronería cuando brota fresca y espontánea, no tiene precio… hace pocos días, repasando uno de los programas de “La Bodega de Julián”, me tropecé con una copla que se cantó precisamente en uno de esos programas donde las polcas y las coplas que se interpretaron tenían cierto tonillo subido…La copla, dice así:
   “LO PRIMERO, EL CORAZÓN;
    LO SEGUNDO, EL TRASERO
                                 Y COMO ERES MARICÓN
                                                LO SEGUNDO, ES LO PRIMERO"
Cuando terminó el programa y todos hermanados nos sentamos a cenar una carne con papas, que Julio el Tiznao, el dueño de la bodega y excelente cocinero..., le pregunté al intérprete…
-¿De dónde salió esa copla?
-Me la contó mi padre en cierta ocasión. Me dijo que se la había escuchado a usted, una noche como hoy que al terminar la grabación del programa “LA BODEGA DE JULIÁN”, le escuchó a usted la historia del nacimiento de esa copla…
Y, como seguramente, muchos no sabrán de donde viene, ahora la voy a contar de nuevo…

Resulta que uno de los hombres más grandes de la música popular, se compró una casita a orillas del mar. Allí, nuestro hombre, del que me reservo su identidad, tenía ese domicilio para componer sus temas y reunirse con sus amigos. Grandes ventanales daban al mar y las olas, en la bajamar, besaban suavemente los cimientos de la amplia y vistosa vivienda…
Nuestro hombre y protagonista de esta historia era poeta certero, de verbo fácil y atinado, puso en la puerta de entrada la siguiente leyenda:
“lo primero, el corazón… y otro poeta, le completo los versos que le faltaban dejando la copla de la siguiente manera…
“lo primero, el corazón/ lo segundo es el trasero/ y como eres maricón/ lo segundo es lo primero”.

Esta anécdota me la contó, precisamente, uno de sus más allegados familiares, en una noche en que, de amanecida, las copas le aflojaron amarras a los íntimos secretos…

ALFREDO AYALA OJEDA

5 comentarios:

  1. ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO20 de septiembre de 2009, 21:31

    Efectivamente, todo ocurrió tal y como lo relata el Maestro Alfredo Ayala... Por otro lado, yo también soy de los que prefiere una de aquellas "canariadas de antaño" (anécdotas con sabor canario) antes que un chiste. Tal es así que mi pasión por esta temática, que naturalmente se encuentra dentro del folklore, me llevó a recopilar un buen número de estas anécdotas histórico-populares del municipio de Guía, episodios graciosos de la cotidianidad guiense que publiqué en la Revista de Etnografía Canaria "El Pajar" (edición papel).

    En fin, felicitaciones al Maestro Ayala por la deliciosa narración y, por supuesto, a este blog por la divulgación de todo ello.

    Un saludo,

    ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO
    Historiador y folklorólogo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que es de justicia, comentar algo referente a éste relato, y es precisamente, que antes de publicarlo, el Maestro Alfredo Ayala me comentó que si yo veía que era un poco fuerte la expresión de "maricón" que lo cambiara y dejara "mari.." a lo que le contesté..., - no, Alfredo si tú lo has escrito así, es porque así fue como sucedió y así te lo contaron, no creo que esa persona en ese momento dijera otro adjetivo, y si estamos en esto juntos, es para hacer un réplica exacta de la realidad. Así que amigo Alfredo, aquí está tú relato, tal cual lo enviaste. Yo no soy quién, para modificar la historia y menos la tuya. Gracias por todo, Alfredo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, solo comentar una cosita, me parecen buenísimas sus historias, en algunos círculos que siguen este blog, ya no decimos que tal persona es maricón, solo decimos para este lo primero es lo segundo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Ahora estoy alrededor de una copla que se cantó en La Laguna, en la Romería de San Benito... cuando el obispo quiso imponer su criterio sobre el Santo Patrono, negándose a sacarlo en la romería. La copla decía así: "San Benito si eres macho/demuestra tu valentía/manda el obispo al carajo/y ven a la romería"...
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Siempre será un placer para mis ojos, el poder leer algunas de sus historias, y como se dice vulgarmente, NO PARES... SIGUE, SIGUE, Y NO NOS DEJES A MEDIAS.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar