Seguidores

miércoles, 14 de mayo de 2014

* ENCUENTROS CON LA MÁS PURA TRADICIÓN

En mis continuos “andares” por las islas he tenido ocasión de ver al campesino, aventando. Aventar, es una labor agrícola que consiste en separar la paja del grano. Era, un momento festivo. Participaban todos los miembros de la familia a la que se sumaban la vecindad. Pero antes de aventar, primero hay que trillar en la era… He visto y vivido el proceso trillando de numerosas maneras, pero con idéntica finalidad: con una cobra de caballos, con vacas, burros, mulas y camellos… Previamente, en la era (empedrada y circular), se van depositando los haces de trigo, cebada, centeno o avena que hombres, mujeres y niños extendían de forma estratégica, sobre su superficie…

Los animales, al trote, daban vueltas en redondo y con sus pezuñas, o enganchándoles un trillo (gruesa madera incrustada de piedras porosas) que con su presión cortaban la paja, separándola del grano. Era, esta labor gratificante, con aires de fiesta para los niños que se subían y bajaban del trillo y casi sin saberlo ejercían con su peso mayor fricción sobre las espigas….

Terminado este paso el campesino comenzaba a aventar. Usaba para ello una horca que le permitía lanzar hacia arriba las espigas… La firmeza del viento desplazaba la paja unos metros y el grano, por su peso, caía amontonándose a sus pies…

Terminada esta operación, el grano se guarda en la casa, donde se hacen las particiones: una parte para sembrar en la próxima temporada y otra, tras la elaboración, para el consumo de la familia. Para la precaria economía campesina, rica solo en problemas, la paja, una vez separada del grano, se apila y tiene como destino el alimento de las bestias 

En estos días, en distintos puntos de nuestra geografía se pueden presenciar… Yo las he vivido en los primeros días de mayo, en Valsequillo. También, en Fagagesto, en Juncalillo, pero quizás por su duración y por los numerosos animales que participan, una espectacular se celebra en el Caidero de Gáldar, con motivo del día de Canarias.

Pero también en estas señaladas fiestas de San Isidro, se pueden presenciar numerosas ferias de ganado, el trajín de pastores en sus acostumbradas trasquilas, muestreo de ordeño y también, como sucede en el barranco de San Isidro, en Gáldar, encuentros con la tradición, donde los pastores prueban a sus carneros y efectúan sus habituales intercambios…

Aprovechen la oportunidad y disfruten con estas estampas, que ya son inusuales.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario