Seguidores

sábado, 10 de mayo de 2014

* DERBI, FÚTBOL Y FIESTA

Hoy, repasando, me vino al tino aquellos hombres y mujeres que sentían los colores amarillos como si de un sacerdocio se tratara. Fútbol, es fútbol. Pero un derbi, un derbi es otra cosa: es fútbol y es fiesta. Es la disputa entre vecinos, entre iguales, en noble lid… Peregrinación de aficionados al estadio para alentar a los suyos y espolearlos hasta el triunfo…

He vivido, durante muchos años, estrechamente vinculado a mi Unión Deportiva. Es la herencia paterna. Pienso, en amarillo. Disfruto con aquella frase de Roque Olsen: “soy como un huevo: amarillo por dentro y blanco por fuera”. Vibro, con aquellos que empujaron con su aliento al equipillo con su sencilla leyenda escrita en una pancarta: “Los de San Mateo estamos aquí” y a este buscador de emociones recuerda con nostalgia aquel flaco tinerfeño que se plantó en el centro del Insular y empuñando su bastón de mando, señalaba a las cuatro gradas entonando su famoso y ya casi desaparecido “Riqui-Raca”.

Zuppo, al que conocí y entrevisté en distintas ocasiones, me contaba los momentos vividos en aquel primer ascenso… Recuerdo, me decía en las afueras del Heliodoro, que el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, con la finalidad de prolongar el festejo, mandó una pareja de guardias a buscarlo: que lo localizaran, que tenían órdenes del Gobierno Civil, que ya había solicitado permiso al Director del Banco Español de Crédito, donde yo trabajaba para que me quedara unos días en Las Palmas… Me personé, me quedé allí y canté veinticinco riqui-raca en el Ayuntamiento de Las Palmas, en la plaza aquella frente a la Catedral, yo en el balcón, todas las autoridades, el Gobernador Civil, el Alcalde; a Paco Zuppo hay que dejarlo aquí delante, que él es el dueño de Las Palmas y yo me ponía ¡una¡ y todos ¡¡unaaa¡¡, ¡dos¡ ¡¡dooooos¡¡ ¡¡ tres!! ¡¡treeees!! y ¡¡cuatro!! ¡¡cuatrooooo!!: “Riqui-Raca-zuma-raca-sim-bom-ba-ria-ria-ria, Las Palmas, Las Palmas y nadie más” …

Aquel ascenso, el primero, se festejó por todo lo alto y el público, una y otra vez le pedía su “riqui.raca”. Paco Zuppo, era un puntal y hasta el propio Ricardo Zamora, sorprendido dijo después del encuentro ante el Málaga: “yo he recorrido muchos campos de fútbol, pero nunca, nunca, nunca, he visto a nadie que solito pueda unir a tanto público…

Pero si el Zuppo, endomingaito, con bastón de mando y flaco como un tollo, le ponía las pilas al público, otro personaje, Fernando “El Banderas”, también hizo historia. Él, puso de moda, el “Pío-Pío” una tarde, en uno de esos choques Tenerife-Las Palmas, en que acudió al Heliodoro a alentar con su “tirili” trompetil a los amarillos, recibió de algunos seguidores tinerfeñistas una buena rociada de tacos de factura autóctona. Él, templado, empezó contestar con “Pío-Pío”… La coña corrió como reguero de pólvora hasta traspasar nuestra frontera… Incluso, su tocayo Alonso, celebra sus triunfos con el “Pío-Pío”…

También la Orquesta Mejías, desde Gáldar, acudía al Insular a prestar su apoyo a la Unión Deportiva interpretando temas populares como “El Bayón” o “El Caimán”. Orquesta de moda durante muchos años, hacía su marcha musical, con paradiña incluida, a lo largo del campo… Asimismo, la distinguida y centenaria Banda de Agaete, numerosas veces acudió al recinto de Ciudad Jardín, para prestar su apoyo al club…

Otra figura, con voz tan bronca como un bucio, “El Pipi”, se popularizó en la curva del insular. Lo recuerdo en su diario trajín desde el barranquillo de don Zoilo hasta el barrio de las Alcaravaneras. 

Otro grito de ánimo que se extendió fue el de aquellas tres aficionadas que una tarde, comenzaron a alentar a los amarillos con “¡Arriba de´llos!”, como recoge en la historia de la Unión Deportiva, el amigo Armas.

Actualmente corren otros tiempos. Las peñas se movilizan. Los aficionados se apiñan en torno al equipo de sus amores. “La Unión deportiva, somos todos”. Internet, convoca. Se aúnan voluntades y todos, sin reservas, arriman el hombro para que el fútbol no sólo sea fútbol. También tiene que ser espectáculo. 

Pero de una manera u otra la expresión popular, la inventiva, la impronta del pueblo, saca de su chistera, frases que perdurarán en el tiempo como aquel pareado, tras la soberbia actuación del portero de la Unión deportiva: “Manolo, el de Arucas; los para con la cuca”.

Ahora, para ponerse al día y elogiar a nuestro guardameta Barbosa habrá que cambiar la gesta de Manolo por esta otra: “Mariano, Barbosa; los para con la “Cosa”…

Feliz derbi… ¡¡A disfrutar de la fiesta que nos brinda el fútbol!!

ALFREDO AYALA OJEDA


1 comentario:

  1. La verdad que es una maravilla leer todo el sentimiento que hay por nuestro club, "el orgullo del pueblo canario" como bien dice nuestro himno. Una lástima que nuestros cánticos característicos se vayan quedando atrás así como han desaparecido nuestros carismáticos personajes. Al irnos del Insular algo de todo eso se perdió pero está en nosotros volver a traerlo. ARRIBA D´ELLOS ojalá vuelvan las bandas de música a anidar las gradas y el RIKI RAKA resuene de nuevo como un vendabal para que así volvamos a ser la envidia de todas las aficiones esa que los diarios de España no entendían y publicaban "¿Sudámerica? no, Canarias" al ver el colorido de nuestra afición y su griterío. Ahora muchas veces lo que más colorido da al EGC son las vallas publicitarias, eso duele. Saludos Ahul

    ResponderEliminar