Seguidores

domingo, 5 de marzo de 2017

* TENDERETE PIERDE SU IDENTIDAD

Hace más de cuarenta años en TVE-Canarias, surgió un programa donde la simbiosis, Fernando Díaz Cutillas y Alfredo Ayala, hizo posible que la identidad del pueblo canario, emergiera con una enorme profusión, donde el protagonismo del mismo, era casi exclusivo, la interpretación de los aires más representativos de las islas, --isas, folías, malagueñas, saltonas, tajarastes seguidillas, sorondongo, etcétera-- y otros de corte más clásico, como era las diferentes composiciones realizadas por nuestros insignes compositores; Néstor Álamo Hernández, Víctor Doreste, Nicolás Hernández Cruz, maestro Valle, Luis Prieto, José María Gil, Lothar Siemens, que realzaban la enorme calidad de este programa que iniciaba su singladura, con el nombre de Tenderete.
Cuando se inició el citado programa, era todo un compendio musical donde, se exaltaba casi de manera exclusiva las excelsas melodías canarias, tan vario pintas, en sus distintas facetas de expresión. Las isas alegres y bullangueras, las folías señeras y palaciegas y las malagueñas tristes y sentimentales.
Tenderete era un escaparate virtual, donde el conocimiento racional de nuestra música, se universalizó dada sus emisiones semanales, en el canal internacional de TVE en Canarias. 
Este programa tan desvirtuado en la actualidad, alcanzó una enorme notoriedad, cuando el mismo fue presentado en sus inicios  por Fernando Díaz Cutillas y posteriormente por Antonio Betancort, a partir de ahí, el mismo ha ido perdiendo aquella particular esencia que le adornaba, motivado especialmente por la “invasión”, de obras de hermosos contenidos sin lugar a dudas, procedentes de otras latitudes, de manera especial la hispano americana, primando más los corridos y la música mejicana en general.   
Esta forma tan vulgar de romper, lo que yo defino como el espíritu de Nanino, ha dado pie a que insignes folcloristas, como es el caso de, Pepe Sánchez Bolaños, director del grupo Los Sancochos, interviniente muchas veces en este programa, haya manifestado en el periódico la Provincia hace algún tiempo,--que Tenderete ha dejado de ser el programa atractivo que siempre fue motivado por la música intrusiva--.
Siempre he sido un asiduo espectador de Tenderete, últimamente paso olímpicamente de ver el mismo, ya que la música que se interpreta en el mismo no es de mi agrado, aunque reconozco que los contenidos de las mismas son excelentes, ha dejado de interesarme, por la pérdida identidad de un programa tan querido por todos los canarios, donde la exposición de lo nuestro brilla por su ausencia.
El último programa correspondiente al domingo 26, fue lamentable por su contenido, había un grupo bastante numeroso, muy bien afinado hay que reconocerlo, que se dedicó a interpretar una serie de obras, que desde mi punto de vista no tienen, relación ninguna con nuestros aires más ancestrales, me refiero al, bayón, la palanca, el caimán, y otras que cuando se pusieron de moda hace bastantes años, los musicólogos la catalogaron de inexpresivas desde el punto de vista musical, ya que sus composiciones eran bastantes vulgares, no obstante las orquestas las interpretaban en sus verbenas, por venir precedidas de una gran popularidad, y solicitarlas los asistentes a esta clase de eventos.    
Hasta hace algunos años, en Canarias coexistía junto a Tenderete, un programa que desde sus inicios generó buenas vibraciones, con unos contenidos similares, como era, la Bodega de Julián, que emitía una vez a la semana la Televisión Canaria, luciendo como escenario un habitáculo bastante rústico. 
En un principio al mismo no asistía público, y su tiempo era bastante limitado, con el paso de los años fue creciendo y se convirtió en itinerante, su presentador un ex sabandeñó, Julio Fajardo, todo un experto en estas lides, lo convirtió en un excelente programa donde relucía con enorme prosapia la incomparable música canaria.
En el mismo se apreciaba la mano del amigo, Alfredo Ayala, un verdadero experto en estos espectáculos, donde lo canario se convertía en la premisa fundamental y característica de algo tan hermoso. 
Lamentablemente en la actualidad con la caída de Tenderete, la desaparición de la Bodega de Julián, el panorama interpretativo de la música canaria, ha caído en un pozo sin fin, aunque siguen existiendo muy buenos grupos, el escaparate que conformaban los programas citados, han privado a los mismos de exhibirse y darse a conocer, en los lugares donde la música canaria ha tenido siempre un valor representativo de extraordinarias connotaciones.
El único programa que sigue manteniendo este status, aunque sin la brillantez que requiere nuestra música, es Noche de Taifas de la Radio Televisión Canaria, un evento carente del virtuosismo que tuvieron los anteriormente citados, lo que considero insuficiente para que la música de nuestros antepasados, vuelva a ser oída como se merece en los muchos lugares, donde hace más de cuarenta años, se escuchaba con admiración dado sus armoniosas y grandilocuentes melodías.
Ahora es evidente que a quien le corresponde, mediante un programa digno, desde la presentación del mismo, hasta la selección de las, rondallas, parrandas y grupos folclóricos que participen en un nuevo programa orientado exclusivamente a la música canaria, sean merecedores de ser oídos, por sus valores tangibles en la interpretación y el canto de nuestros aires más significado. 
Creo que es la RTVC, la que tiene que apechugar con tan loable menester, para que Canarias y su música vuelvan a sonar como es debido en el mundo entero.

JUAN DÁVILA GARCÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario