Seguidores

miércoles, 22 de marzo de 2017

* RECORDANDO A LOS HERMANOS CORREA

Cuando a principios de la década de los años sesenta de la pasada centuria, me fui a vivir en unión de mi familia, --mi esposa, mi hija y mi padre--, a la calle Montevideo esquina con Tomás Miller, supuso para nosotros un reencuentro con mi pueblo --Guía de Gran Canaria--, recién abandonado, ya que en aquella zona habitaban un gran número de guienses, que habían emigrado a Las Palmas a finales de la década de los cuarenta. Todos eran miembros de unas familias muy conocidas de Guía, que optaron en su día irse a vivir a la capital, buscando nuevas metas, especialmente trabajo, mayores cotas económicas, sociales, y a fe mía que lo consiguieron, la mayoría de estos paisanos establecidos en la capital, vivían desahogadamente, gracias a los trabajos que consiguieron, y a los negocios que emprendieron.

Recuerdo a los hermanos Arencibia Alemán, (Marcos, Severo, Pedro, Benedicto, Agustín y Lola), que se instalaron en el populoso barrio de Guanarteme, con una importante industria carpintera, Salvador Moreno su esposa e hijas Pura y Loli, que abrió una serrería en esta zona, Santiago Quintana y su esposa que era de los Vega de Hospital en la Cuesta Caraballo, que trabajaba de chofer en una compañía dedicada al transporte escolar, Ceita que tenía una pastelería, y sus hermanos conocidos por, Pepe Lola y Juan el Tao, así como a su marido, José Mendoza, hermano de Camilo y Antonio, que eran propietarios de varias guaguas, llamadas jardineras, en la plaza Tomas A. Edisson habitaba, Francisco Castellano conocido por Kiko y su esposa Chana de la familia de los --canutos--, que tenía un almacén de plátanos y los vendía al por mayor.

Al lado de mi casa había un grupo escolar, donde ejercían como profesores, dos --insignes músicos--, con los que padre se encontró después de algunos años, Nicolás Hernández Cruz, que compuso a principios de los años cuarenta, residiendo en Guía, un precioso pasodoble folías y Ubaldo Morales hijo de don Teófilo Morales y Martínez de Escobar, que fundó en mi pueblo, la orquesta de pulso y púa Tirma-Guiense, donde tocaba la bandurria, juntamente con José Sosa Oliva, Juan Francisco y Alberto Dávila Ossorio, Juan Jiménez Ossorio, Eduardo Aguiar Pérez y mi padre.

En la calle Tomas Miller, habitaba una familia procedente de Fuerteventura, compuesta por la madre (viuda) y tres hijos, Iván, Pepe y Sergio Correa, con los cuales entablé una gran amistad, especialmente con Pepe y Sergio.

Por aquellas fechas, yo estaba de profesor en la Escuela de Formación Profesional Marítima Pesquera del Instituto Social de la Marina, y tenía a Pepe como alumno de máquinas. Sergio por aquellos años era un excelente jugador de balonmano, formando como tal en el famoso equipo Sansofe, junto a Andrés, Montenegro, dos exjugadores del Atlético de Madrid, entre otros. Sergio era un ameno animador de las tertulias que realizábamos, donde intervenían además, Manolín Dévora, que era patrón de las falúas de los prácticos, Jerónimo, hijo de un cabo de la Policía Local, que tenía un almacén de quesos majoreros, Pepe y Luis Pérez y joven llamado Manolo corredor de rallys.

Iván era un extraordinario jugador de fútbol, militando indistintamente en el Moya y Firgas, que por aquellos años juntamente con el UD. Guía, eran los tres mejores equipos que existían en la isla.

Anualmente el club de balonmano Sansofe, celebraba en la cancha existente en el grupo escolar situado en calle Tomás Miller, unas jornadas de veinticuatro horas de la práctica de este deporte, que se llevaba a cabo de forma ininterrumpida. Participaban una serie de equipos de gran calidad procedentes, de Arucas, Ingenio, Telde, Guía. El evento se iniciaba la tarde de sábado, a las dieciocho horas y finalizaba el domingo, a la misma hora con la entrega de trofeos y salutaciones.

Recuerdo que cuando el equipo del barrio descansaba, los vecinos y amigos de este club que asistíamos a la competición, nos sentábamos en el césped, y nos poníamos a charlar con los miembros del mismo, entre los que se encontraba nuestro amigo Sergio, el cual nos hacía pasar un rato muy agradable, contando chistes muy graciosos y amenos.

Cuando mi padre fundó en la Casa del Marino, la tuna de la Escuela, Pepe se convirtió en el abanderado de la misma, participando en cuantos eventos se celebraban en Arguineguín, Agaete, Playa de Mogán, cuando íbamos de visita a las Cofradías de Pescadores. Fue tripulante de un bote de Vela Latina y posteriormente navego como maquinista en barcos holandeses.

Sergio, desde siempre se caracterizó como un excelente showman, folclorista, etnógrafo, tocador y excelente cantador, interpretaba como nadie –la polca majorera--. Con la percusión formó parte del grupo que acompañaba a Mary Sánchez, creo recordar que se llamaban los Bandama. Desde un principio se convirtió en un asiduo asistente del programa Tenderete, donde además de tocar y cantar con un excelente “tino”, isas, folías y malagueñas, nos deleitaba con sus chistes y ocurrencias improvisándolas sobre la marcha.

Cuando Alfredo Ayala creó para la Televisión Canaria, la “Bodega de Julián”, se incorporó a la misma, formando con Julio Fajardo, su presentador, un tándem de enorme prosapia. Cuando el citado programa se convirtió en itinerante visitando la mayoría de los pueblos de la isla, era recibido con verdadero afecto y cariño.

Sergio, fue todo un icono, dentro de la mundología musical y folclórica de Canarias, su carismático virtuosismo evidenciaba un conocimiento profundo de todo lo canario, algo que siempre exponía con verdadera sapiencia, en los diferentes foros donde intervenía.

Su muerte ha significado para todos los que habitamos en estas tierras en un terrible golpe. Las diferentes organizaciones a las que perteneció, deberían reconocerle públicamente su enorme valía, en los aspectos citados, y en su prolífera faceta artesanal, como constructor de símbolos canarios, pintaderas, etcétera

En fin hablar de Sergio, al cual conocí con apenas diecisiete años, ha sido para mí un enorme placer, donde su elocuente gracejo hacía felices a todos los que nos encontrábamos reunidos con él.


Un fuerte abrazo para sus familiares e innumerables amigos, todos le recordamos por su excelente comportamiento mientras estuvo con nosotros, hasta la vista querido amigo.

JUAN DÁVILA-GARCÍA

2 comentarios:

  1. Buen trabajo amigo Dávila. Todo cuanto se escriba de Sergio Correa, es poco. Sergio, en aquellos tiempos difíciles de trabajo sobre trabajo atesoró un amplio material de situaciones y vivencias. Sergio, con ese acopio fue sembrando por escenarios y reuniones... Así nació esos amigos como Yoyito el chispa vieja y otros muchos... Porque Sergio, fue un culo inquieto que probó fortuna enm distintos campos como Natación. futbol, boxeo (disputó doce combates sin conocer la derrota), atletismo, interprete de prestigio, escritor y coplista y humorista. Una vez, en una emisora de Tenerife le preguntaron: Folclorista y después humorista o Humorista y después folclorista... A lo que respondió: Folclorista que hace humor... Sergio, para mí, fue sobre todo un amigo de ley con el que tuve la gran suerte de compartir Tenderete, Bodegas, Andar Canarias y muchos traspatios... Un abrazo amigo Dávila.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Alfredo, durante mi estancia en la calle Montevideo, me hice con un buen grupo de amigos entre los que estaba Sergio y su hermano Pepe, a los cuales distinguía por su forma de ser, especialmente a Sergio. Mi profesión muy relacionada con las cosas del mar, me hacía visitar las distintas sociedades que poseían barquillos de Vela Latina, y en el pequeño bar que habían en las mismas hablábamos de nuestras cosas. Sergio destaco siempre por su forma de ser, dicharachero, espontaneo y excelente amigo. Recordarlo fue para mi todo un honor.

    ResponderEliminar