Seguidores

martes, 13 de diciembre de 2016

* TIEMPO DE RANCHOS DE PASCUAS

Los Ranchos de Pascuas, aparecen como una variedad de los Ranchos de Ánimas y reciben su nombre por aparecer en Navidades... Las letras originales que interpretaban referidas a los difuntos, se han cambiado por otros sobre la Virgen y el Niño Dios... También, con el paso del tiempo, han ampliado el número de instrumentos sumándose a panderetas, sonajas, triángulos y espadas, instrumentos de cuerdas como timples, bandurrias y guitarras...

Para mejor comprensión del lector debo decir que en los siglos XV y XVI, llegó a la isla de Lanzarote la tradición de los Ranchos. Llegaron de la mano de los Franciscanos y desde ahí se extendieron por el Archipiélago. La nueva sociedad, tras la conquista y colonización, el factor religioso se impuso como elemento fundamental de cohesión y fusión. Los Ranchos de Ánimas recorrían las calles de los pueblos para recoger fondos para abonar a la iglesia las misas de los difuntos...

Para el pueblo llano, tan religioso y honrado como carente de recursos, cumplir el ritual de la propia muerte y la de sus familiares, era grave problema. No bastaba la tierra para proporcionar merecido descanso tras una existencia agobiada por estrecheces, penurias y esfuerzos sobrehumanos. No. Las ánimas exigían oportunas celebraciones religiosas para alcanzar un adecuado reposo eterno. Eso era caro, los gastos seguían agobiando al pobre tanto en su vida como en su muerte y el humilde se veía cargando el saco de la pobreza toda la eternidad…

El Rancho de Ánimas, salían de ronda el día 1 de noviembre con el propósito de recaudar limosnas para las ánimas benditas… Lo hacían noche tras noche, hasta el día 13 de diciembre, festividad de Santa Lucía, en que el rancho, se convertía en rancho de Pascuas y comenzaba a cantar la Natividad de Jesús. Los recorridos por las calles del pueblo terminaban el día 2 de febrero, festividad de la purificación de la Virgen de las Candelas o de Candelaria.


Distintos son los Ranchos que aún perviven en el Archipiélago: Los Arbejales (Teror), Tiscamanita (Fuerteventura), Valsequillo (Gran Canaria), etc.
La última vez que tuve ocasión de grabar al rancho de Teguise, fue en el interior de la Iglesia. Había realizado todos los preparativos para un documental sobre el Rancho de Teguise. Grabé las cuatro partes que abarcan su actuación: Primero, el “corrido”, pausado, ceremonial marca el camino anunciando el sagrado nacimiento de Jesús... Después “El Salto” que revela la alegría de los pastores por la Navidad...Seguidamente desechas y Pascuas... El canto y la música que interpretan es de aparente monotonía realzando el sentido solemne, poético y fervoroso.




Los pastores, danzando ejecutan graciosos y respetuosos saltos y sentidas reverencias al niño Dios. Durante esa danza nunca le dan la espalda al niño.
Los Ranchos son una de las joyas folclóricas de nuestro archipiélago y todos, sin excepción, debemos conservarla.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario