Seguidores

sábado, 10 de diciembre de 2016

* “LA SANTA” EN TÍAS, LANZAROTE

El tiempo, se quiera o no, vuela. Hoy, recordando mis andanzas por dentro y fuera de nuestro Archipiélago, me viene a la memoria aquel encuentro afortunado, con un grupo de jóvenes que con tesón había decidido, mantener viva una tradición heredada de sus padres y abuelos y que, poco a poco, preocupados porque esta tradición tenían los días contados querían mantenerla viva...

El equipo de Senderos Isleños, en su cuaderno tenía registrada las más diversas tradiciones. Algunas ya habían dejado de existir y tuvimos que acudir a la memoria de nuestros mayores para recrearla e intentar recuperarla.

Y así, un día víspera de las Pascuas, con el nacimiento montadito en distintos lugares nos dirigimos para atender la llamadas, el ruego encarecido de Julio Rodríguez que se había enarbolado la bandera para recuperar la vieja tradición de “la Santa” que no es otra que Santa Lucía...

Nuestro recorrido para documentar el capítulo de “Los Novios del Mojón”, había sido amplio. Recuerdo aquella mujer mayor que, mientras hacía sus artesanas rosetas me decía: “Yo trabajaba cosiendo o bordando todos los días del año. Las fiestas no contaban. Pero cuando llegaba el día de Santa Lucía pues ese día era de recogimiento, no se podía enhebrar una aguja, coser, ni uncir los animales. Era fecha que se respetaba...”

Una preciosa y efectiva tradición popular: “La Santa”. Uno de los juegos de relaciones más propios y entrañables de la isla. La investigación y el laborioso trabajo de Julio Rodríguez unido a un grupo de jóvenes de la zona ha podido salvar a la Santa del olvido y, posiblemente, de un absurdo menosprecio en que se encontraba.


Y al caer la tarde, nos desplazamos hasta el lugar siguiendo las señas que nos había facilitado el amigo Julio Rodríguez. Allí estratégicamente preparado una veintena de gente joven, con todo ensayado y medido, empezó el juego... Todos, en corro, mientras la sagrada imagen, adornada con flores silvestres, y una tenue luz procedente de una palmatoria daba sentido reverencial al lugar... 

Primero, jugando a las prenditas donde el acercamiento entre los jóvenes, tal como ocurría en las “velas de paridas” y en otras manifestaciones populares, se producía ese acercamiento entre los jóvenes favoreciendo unas relaciones...

Después de distintos juegos y algunas coplas que despertaban la curiosidad entre mujeres y hombres... Una copla y un responder escuché aquella tarde/noche, en Tías:

ELLA
Ayer tarde me dijeron
que tu no me querías
pero mi gato de mi casa
me miraba y se reía.
ÉL
Cuando paso por tu casa
parto el pan y voy comiendo
para que tu madre diga
que por ti me estoy muriendo.

El encuentro, la reunión, subía de tono... Llegaba la música, y la parranda animaba a los asistentes y para no pecar a la Santa se le daba vuelta y se ponía de cara a la pared y así, ojos que no ven... ya saben...

Pero dentro de esta festividad de Santa Lucía, en el sur de Gran Canaria se celebra con un fiesta de hermanamiento entre Suecia y Gran Canaria. Y aquí, en Santa Lucía de Tirajana, se efectúa el hermanamiento que tiene una larga purriá de años...

Y el día 14, en el mismo municipio se celebra el juicio del Haragán o el machango como popularmente se le conoce. Allí, en público, los letrados condenan al hombre o mujer que representa todos los defectos: Aprovechado, Ladrón, falso... Siempre, el resultado es el mismo. Condenan a la hoguera al Haragán...

Nota: La recreación de estas estampas del ayer cercano pueden verlo en internet: Senderos Isleños Los novios del mojón.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario