Seguidores

martes, 26 de septiembre de 2017

* MIS RECUERDOS CON “EL POLLO DE HARÍA”

La antigua federación de lucha de Las Palmas, por la época a la que me refiero, dependiente de la Federación Española. Estaba situada en mi casa, en el barrio de Las Alcaravaneras, concretamente en la calle Blasco Ibáñez, número 45. Yo, colaboraba con la federación y hacía, asiduamente, desplazamientos a San Gregorio (Telde), al terrero de los Molinillos (Ingenio), a la calle Larga (Gáldar) y otros muchos lugares. Muchas veces escuché como el “clip” del gancho de la puerta de la calle se descolgaba y al momento, oscurecerse el pasillo y con la mano tendida aparecer don José Rodríguez Franco “El Faro de Maspalomas” o José Pulido “Camurrita”, el coloso de Vegueta Abel Cárdenes, Manuel Suárez “Manolín”, Alfredo Martín “El Palmero Olímpico” como diría el poeta Luis Doreste Silva… En fin, tantos famosos luchadores traspasaron el umbral de la puerta de mi casa que, nombrarlos a todos sería imposible…

Lo he dicho en "tropecientas" ocasiones: La Lucha Canaria, es mi deporte favorito. A ella, le he dedicado muchísimo tiempo y numerosos artículos por los que me distinguieron, a nivel nacional y local con distintos galardones…Uno de esos distingos, me lo brindó el amigo Juan Enríquez, en la mismita Venezuela con motivo de uno de los tantos desplazamientos que he realizado unas veces siguiendo las huellas de los canarios, otras alrededor de la Lucha Canaria. Otras, con motivo de distintas grabaciones para los programas “TENDERETE” (1.984 en el Hogar Canario, en Caracas) o “LA BODEGA DE JULIÁN” (2006 en Quibor). Recuerdo que, en cierta ocasión, aprovechando la grabación de la Bodega de Julián en Haría, invité a un grupo selecto de deportistas: Antonio Betancor, portero que militó en las filas de nuestra Unión Deportiva, Real Madrid y la Selección Española, Manuel Santacruz “Palenke”, siempre dedicado a su deporte de las doce cuerdas y que fue seleccionador nacional y entrenador de distintos púgiles y, como no, a Evaristo Perdomo que ya picaba los setenta añitos, pero que continuaba manteniendo su amplia sonrisa, su talante bonachón y su formidable estampa…


Foto: De pie de izquierda a derecha en el cuarto lugar: Evaristo Perdomo, "Pollo de Haría"

También me llegaban recuerdos imborrables de uno de mis tantos desplazamientos a Venezuela, donde coincidí con afamados luchadores como Mauro Machín o el mismísimo Evaristo Perdomo conocido como “La Estrella del sur”, “El Rubio de Lanzarote” o “El Pollo de Haría”, de donde era natural. En Caracas, en un aparte hablamos de lucha… “En Lanzarote nacieron algunos fenomenales luchadores que mantuvieron viva la pasión por nuestro deporte… Don Joaquín Rodríguez “Pollo de Uga”, Andrés Luzardo “Pollo de Máguez”, Ulpiano Rodríguez, Mamerto Pérez, Antonio Curbelo “Pollo de Tao”, Manuel Cabrera “Pollo de Tías”, Sebastián Brito “Pollo de la Florida”, Antonio Bermúdez, Heraclio Niz “Pollo de Arrecife”, etc. La afición a la lucha, me llegó por el ambiente familiar en que vivía, me dijo… Y prosiguió: Por mi abuelo paterno, por parte de mi padre y de mis tíos, todos amantes de nuestra lucha canaria… Vivíamos de tal manera la lucha canaria que en un momento dado llegamos a desafiar a todo un pueblo. En Arrecife, con pocos años, empecé a tomarme en serio la Lucha… Pero ya se sabe, era una época difícil. La necesidad empujó a mi familia a la emigración y hacia la generosa Venezuela, partí cuando contaba con 17 años… Permanecí en Venezuela seis años, alternando trabajo y deporte… En el 57 regresé a Lanzarote donde creé el equipo de Haría y tiempo más tarde, me ficharon en Gran Canaria y milité en “El San Gregorio” de Telde y en el decano club Adargoma de Las Palmas, tuve ocasión de ser uno de los componentes de aquella terrible “fila india”, con Hermenegildo Ramírez, Alfredo Martín “El Palmero”, Abel Cárdenes, Manolín, Lito, Los gemelos, Florencio Méndez, ”Pollo de la plaza”. Más tarde, en la isla de La Palma, luché en las filas del Tedote, Breña Baja…

Entre los hombres temibles de la época figuraban en Las Palmas, Andrés Luzardo “el Pollo de Máguez”, Abel Cárdenes, despuntaba Santiago Ojeda y Alfredo Martín “El Palmero”, empezaba su decadencia… En Tenerife, Barbuzano, era el campeonísimo.

“El Rubio”, partió luchas con todos…, pero ¿Quién “era” el as de moda?... Sin duda, Abel Cárdenes. Siempre estaba a punto y sus entrenamientos eran desmedidos para la época. Abel, tenía tendencia a engordar, pero sus piernas eran de acero. Era terrible… En Tenerife había otro tremendo luchador: Juan Barbuzano. Buen luchador, seguro, con variedad de luchas y con mucho poder… Y, cómo no: mi paisano “El Pollo de Máguez”. Tremendos fueron sus enfrentamientos con Santiago Ojeda, Cárdenes, Barbuzano… La lucha, en esa época, estaba gozando de gran esplendor. Yo también pertenecí a aquel glorioso equipo que hizo historia: El Santa Cruz… Alí estaban Tino Dieppa, Andrés Luzardo “Pollo de Máguez”, Nino Morales, Domingo Cruz, “El Pala”, Los Primera y el mandador era nada más y nada menos que “El viejo Camurria” …

Yo, te he visto luchar de joven y ya en esta recta final de tu carrera luchística… Me considero un hombre fuerte, disciplinado… Un luchador de calidad, según decían los entendidos. Tenía buena planta, con técnica depurada que siempre di el máximo cuando salía a los terreros. 

Evaristo Perdomo, tenía alma viajera. No calentaba sitio: Lanzarote, La Palma, Gran Canaria y Venezuela tierra de bendición para el isleño y donde volví en los 70 y como lo que mejor sabía hacer era luchar pues me enrolé en el proyecto de Juan Enríquez “La Selección de Venezuela”, con la que volví a recorrer en distintos años todo el Archipiélago canario. Fueron el 73 y el 77, años inolvidables para mí, porque esos desplazamientos a las islas me dieron la oportunidad de despedirme de esa extensa legión de amigo y aficionados…

Pasando el tiempo, llegó la hora de la despedida y aunque seguí vinculado a la lucha me establecí en la isla de Tenerife…

Efectivamente y allí, con motivo de otra grabación del programa La Bodega de Julián, en Santa Cruz, tuve la oportunidad de saludarlo…

Hoy, es el triste momento del adiós. Un adiós que deja un gran vacío entre todos cuantos sentimos y vivimos nuestro deporte representativo; la lucha canaria. 

Descansa en paz, viejo amigo.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario