Seguidores

domingo, 2 de noviembre de 2014

* MEDIO SIGLO DE “LOS CAMPESINOS”

Hablar de “Los Campesinos”, es hablar de música, de danza, de voces irrepetibles… De historia, contada y cantada en coplas que retratan el vivir sucesivo…. Es, hablar de una cultura popular que resiste el paso del tiempo…

He seguido a “Los Campesinos”, desde hace muchos años. Tuve, también, la satisfacción de grabarlos en distintas ocasiones y disfrutarlos en programas que he dirigido como “Tenderete” o  “La Bodega de Julián”…  Quizás la ocasión de mayor dificultad para grabarlos fue allá, a mediados de los 70, cuando desaparecido de antena el programa Tenderete (1.973), compartí junto al recordado Fernando Díaz Cutillas, una serie de grabaciones titulada “El Pueblo Canta”, un espacio en el que recogieron numerosos documentos etnográficos…

Eran esos tiempos en que las voces silvestres de Fefo Corujo, Juan Betancor, Juan Quintero, paseaban su magisterio dentro y fuera de la isla… Recuerdo que no teníamos suficiente equipo de sonido para captar la calidad de los intérpretes. Solo contábamos en esa época con unos micros de corbata y una mesa portátil de cuatro canales... Como anécdota de aquellas penurias profesionales, puedo decir que cuidadosamente, pusimos los micros lo más lejos posible de Juan  Betancor, que tenía un pedazo de voz que se colaba por todos lados… Pero era lo que había y ya saben todos que los pobres con el agua hacen caldo… Caminamos por distintos puntos de la isla… Buscamos pajeros, paisajes lávicos y lugares emblemáticos que estuvieran protegidos del viento para que el sonido quedara lo mejor posible, dentro de los escasos medios existentes en aquella párvula televisión. La verdad es que se hacían los programas, con más voluntad que acierto… Pero allí estaban “los Campesinos”, auténticos novios del folclore de la ardiente tierra lanzaroteña, sin aditivos, sin modernidades. Danzando descalzos… Mostrándonos el folclore en su esencia más pura… Con rigor… Poniendo en valor los viejos aperos de trabajo de las duras faenas campesinas.

Cutillas, entrevistó a lo más granado del grupo… Habló en Tao con Alfredo, veterano intérprete que atravesaba una cruenta enfermedad… Nos ensimismamos con el andar cansino de un camello moro que, con aire indiferente, caminaba a nuestro encuentro guiado por un componente del grupo… Hablamos en su casita campesina con Juan Quintero. El tema obligado: “La Isa del Uno”… Juan nos peinó con su pequeña finquita mientras otros componentes del grupo plantaban cebollas… Juan Betancor, nos brindaba unos largos tragos de vino de la tierra… Cada estampa, sencilla, real como la vida misma, nos levantaba la brisa de la emoción…

El folclore conejero es valiente y vibrante… goza de excelente salud. Sometido por el baile, el toque y el canto están obligados a que nunca te salgas del compás. No admire florituras.  Su vestimenta, sencilla, práctica, carente de lujos, nos habla de campesinos que majaron el volcán para obtener el rofe que, además de facilitar al campesino una mejor producción de sus cosechas, rodea el paisaje de cierta apariencia de realidad fantasmagórica… La vestimenta campesina  aún vigente, permite al campesino resistir los rigores del solajero…

“Los Campesinos”, han hecho historia. Una historia que empezó a escribirse cuando el hoy nonagenario Juan Brito, por el año 1.964, fundó el grupo bajo el nombre de  “Titerroygatra” y que un año más tarde pasaría a ser lo que hoy conocemos y disfrutamos como “Los Campesinos”. No contento con ello, Juan Brito crea el baile de “la Saranda”, una danza espectacular representativa de la última faena agrícola, en la intervienen la totalidad del cuerpo de baile (seis hombres y seis mujeres).  La coreografía de “la malagueña” que se culmina con la danza entre un hombre y dos mujeres, la “isa del barbecho”…

El folclore lanzaroteño, es rico, variado, diferente. Basta con observar detenidamente unas folías. Aquí, las folías son más rápidas, más vivas si las comparamos con las que se interpretan en Gran Canaria o en Tenerife que tienen otra cadencia. Pero no quiero desviarme ni desviarles con mis apreciaciones.

“Los Campesinos”, actualmente dirigido por Miguel Ángel Corujo, apellido que huele a bendición folclórica en toda su amplitud, continúan no solo haciendo historia también llenándonos de orgullo a todos cuanto amamos el profundo latido de la ardiente tierra lanzaroteña…

Felicidades por esos primeros 50 años, que egoístamente, espero verlos durante las próximas cinco décadas.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario