Seguidores

jueves, 20 de octubre de 2016

* TENSOS MOMENTOS EN CARACAS, CON EL PASODOBLE ISLAS CANARIAS

Hace unos días, en compañía de Lydia Díaz, mi mujer, nos invitaron, como hace años, a presentar la XVII edición del Festival Folclórico de las Comunidades que cada octubre, organiza la veterana Agrupación Folclórica San Cristóbal.
Detenidamente, leí el programa y me paré en la introducción. La apertura consistía en un desfile de participantes, con sus estandartes, que se presentaban al ritmo del himno oficioso de Canarias: El pasodoble Islas Canarias.
Y pegué a tirar de memoria hasta remontarme allá, por septiembre de 1.975 en que un grupo de distintos medios informativos, personalidades, artistas y también, como no, “Los Sabandeños”, nos desplazamos a Venezuela donde se inauguraba una escultura del insigne escritor don Benito Pérez Galdós que, simbolizaba la hermandad entre el país Venezolano y el Archipiélago Canario. La obra, en bronce, del escultor Juan Jaén, se ubicaría en la Avenida de Los Próceres...
El día 26, tras nuestra llegada, un grupito nos reunimos para realizar una excursión nocturna que incluía cena en el Hogar Canario venezolano, sesión de cine para ver la película “Enmanuel”, censurada en España y una visita a distintos clubes nocturnos.
El día 27, todos equipaditos, partimos en una guaguilla pequeña que en la parte delantera y trasera llevaba un cartelito que decía: “Prensa española”. A medida que nos acercábamos al lugar donde se iba a descubrir la escultura de don Benito, la crispación se disparaba y los abucheos crecían.
Acercándonos al lugar, se respiraba un ambiente tenso. A uno y otro lado de la carretera aparecían carteles y pancartas con las leyendas: “Franco, asesino”, “Canarias Libre”, “¡¡¡Libertad!!!. Las noticias hablaban del último fusilamiento: dos terroristas de ETA político militar y tres del FRAP, acababan de ser fusilados... A medida que nos acercábamos al lugar del acto, el ambiente era más crispado y nos temíamos lo peor.
Así lo relató Elfidio Alonso:
“…Cuando se celebraron los actos de Caracas en honor a Galdós, no pudieron interpretarse los himnos de España y Venezuela, porque en el día de la inauguración de la plaza, que lleva el nombre del escritor grancanario, ocurrió algo trágico e inesperado: Franco había ordenado la ejecución de los etarras. El presidente Carlos Andrés Pérez optó por no acudir a los actos, delegando en el canciller Escobar Salom, quien pronunció un discurso bastante duro contra el régimen franquista, mientras Olarte Cullen, Rafael Clavijo, Matías Vega y demás autoridades canarias aguantaban el chaparrón...
Fue descubierto el busto de Galdós, mientras algunos tanques y fuerzas del ejército venezolano custodiaban discretamente las entradas y salidas de la plaza. Se temía que los vascos emigrantes reventaran el acto, en señal de protesta por los fusilamientos. Entonces ante el asombro general la Banda Municipal de Caracas se arrancó con el pasodoble "Islas Canarias", como himno representativo de nuestra tierra.
Aquel día comprendí que, sin letra, el pasodoble "Islas Canarias" podía pasar por un himno revolucionario y contestatario...”
*publicado en Bienmesabe.
Recuerdo, como ahora mismo, aquellos momentos. Son instantes que nunca se olvidan, entre otras cosas, porque estaba en primera fila junto al cámara Jorge Perdomo, el ayudante Heriberto Cáceres... Se acentuaban las protestas... Las octavillas llovían... “Viva Canarias Libre”...”Libertad”, “Muerte al dictador”...Incluso, una de las octavillas resbalaba por el cuerpo de Matías Vega Guerra (Embajador en Venezuela) y, cuando estuvo cerca de sus manos, la agarró... Entonces, sonaron las notas del pasodoble Islas Canarias y seguidamente, un palo de agua, como queriendo borrar aquellos delicados momentos, dispersó a los asistentes.

Hoy, me ufano porque el pasodoble “Islas Canarias”, compuesto por el catalán José María Tarridas, creado en 1.935 tiene la curiosidad que su autor solo conocía las islas por referencia... Cincuenta años más tarde, en 1.985 se le invitó a que visitara Gran Canaria. Un viejo tenderetero, Eduardo Guerra y su mujer Mariví le acompañaron durante su estancia en la isla a una visita guiada por las localidades de Agaete, Gáldar, Guía, Arucas, Las Palmas de Gran Canaria, San Bartolomé donde le fueron tributando distintos homenajes de gratitud. Y en la misma orilla de la Playa de las Canteras, en la Plaza de Saulo Torón, tuvo el honor que le entonaran las notas de pasodoble que compuso...

Hace poco, Mariví me entregó un álbum con todo el recorrido realizado. El autor de Islas Canarias, le obsequió a Eduardo y Mariví con una partitura de puño letra para siete voces, sobre lo que se ha dado en llamar el himno oficioso de Canarias que tiene el record de ser uno de los temas más escuchados en el mundo. Y, Mariví, generosa, me entregó las partituras para que las pusiera en las manos adecuadas...


Fue, este XVII ENCUENTRO FOLCLÓRICO DE LAS COMUNIDADES, un grato y aleccionador espectáculo que cada año, acapara el interés general. Sorprendiéndonos en distas ocasiones con danzas, música y voces tan lejanas y cercanas a la vez. Allí, reviví la danza de arcos de Galicia muy similares a los que me mostraron en Cuba, en Cabaiguán un grupo folclórico de hijos y nietos de emigrantes isleños...En suma, un encuentro folclórico repleto de curiosidades que tiende a mostrarnos aspectos folclóricos en todo su esplendor...

ALFREDO AYALA OJEDA

1 comentario: