Seguidores

martes, 20 de septiembre de 2016

* FARO DE MASPALOMAS

Este Faro se encuentra ubicado en el sur de la Isla de Gran Canaria, en la punta del mismo nombre. Su misión consiste en balizar e iluminar la zona costera  que abarca desde el Faro de la Punta de Arinaga al de la Punta del Castillete, ayudando a la navegación y a la recalada de los barcos que se aproximan a las islas. La luminosidad de este faro tiene un alcance de 19 millas nauticas o 35.188 metros. (1 milla náutica equivale a 1.852 metros).

Fue proyectado por el ingeniero teldense Juan de León y Castillo, y su construcción se desarrolló con arreglo a la arquitectura ecléctica tan de moda en la época o periodo en que se llevó a efecto su edificación. Su altura total desde la base hasta la linterna es de 60 metros sobre el nivel del mar. Su forma es la de un cilindro troncocónico, con un diámetro medio de 6 metros. Dentro de la linterna, se encuentran las ópticas, los refractores y la lámpara halógena, que produce una energía lumínica de 1.000 watios. La luz que emite es blanca, y su destello lento tiene una frecuencia 1 + 2 de 13 segundos entre grupo.

Entro en funcionamiento el 1 de febrero de 1.890, una noche muy oscura, no apareciendo en ningún momento la Luna, lo que hizo que el acontecimiento inaugural tuviera una excelente brillantez y una gran acogida por  parte todos los asistentes al mismo.

El Faro de Maspalomas es todo un icono en la isla de Gran Canaria, del mismo modo que lo fueron haciendo una labor semejante, el Faro de Alejandría, en Egipto (con 150 metros de altura) y el Coloso de Rodas en la isla del mismo nombre (con 32 metros de altura), que ambos formaron parte de “Las Siete Maravillas del mundo antiguo”. 

En canarias existe un buen numero de faros ubicados en todas las islas e incluso en algún islote como es el caso del existente en Alegranza que ilumina las noches de los bancos de pesca que se encuentran al noroeste de la isla de la Graciosa, así como de los islotes que constituyen el llamado archipiélago Chinijo, como son los de la Dacia y el de la Concepción. En las más orientales se encuentran los de Orchilla, Entalla o Entailla……., en Gran Canaria, el que nos ocupa, los citados en las Puntas de Arinaga y el Castillete, el de la Isleta, el de la punta de Galdár ubicado cerca de la Playa de Sardina del Norte, que hace. Todos conservan su edificación primitiva menos el de Galdár, que fue derribado con premeditación y alevosía por un alcalde inadecuado en contra de la opinión de muchos vecinos de esta ciudad. Se da el caso que para llevar a cabo este incalificable atentado, contrató a un grupo de trabajadores y en una noche ejecutaron este acto vandálico. Las autoridades galdenses habían solicitado que el citado faro fuera declarado Bien de Interés Cultural, sin embargo y a pesar que se estaba tramitando el expediente para darle esta denominación, el alcalde de una manera excecrable ordeno el derribo del mismo.  

Esto es a modo de proemio lo que me lleva a escribir, cuanto al final quiero exponer: la mayor parte de los faros canarios, han dispuesto en sus edificios crear centros o museos orientados a temas relacionados con la náutica y la pesca. Uno de los ejemplos más ilustrativo de lo que aquí manifiesto lo tenemos en el Faro de la Punta de Abona, termino municipal de la Villa de Arico, en el sur de Tenerife, donde podemos observar aparejos de pesca de diferentes modalidades, abundante cartografía, anclas, timones, etcétera.

En el Faro de Maspalomas se podía hacer algo parecido; suponemos que el Cabildo tiene la autoridad necesaria para realizar en esta institución declarada “Bien de Interés Cultural”, algo que llame la atención a los residentes y a cuantos foráneos nos visitan como puedan ser oficinas de Información turísticas, etnografía, sala de conferencia, temas relacionados con el mar que nos rodea por todas partes, máxime cuando tenemos muy cerca un puerto deportivo de la importancia y relevancia de Pasito Blanco.

Yo le rogaría a esta institución provincial, que no permitiese ubicar en este lugar tan emblemático, bares y restaurantes, que desde mi punto de vista y como ex-profesor de enseñanzas náuticas, sería todo un sacrilegio, por los conflictos que en estos locales se generan y que degradaría esta zona llena de la historia de los grandes acontecimientos que han tenido lugar a sus pies, orientando con su haz de luz blanca a infinidad de barcos procedentes de todos lugares del atlántico, así como de una manera especial a los más grandes del mundo, orientándolos en su singladura hacía el Puerto de la Luz  y de Las Palmas. Creo que tanto la corporación municipal, el Cabildo, el Gobierno de Canarias y la Dirección General de este tipo de señalitica, deberían implicarse haciendo que este lugar se convirtiera en todo un icono relacionado con el mar, y cuanto se deriva del mismo.

JUAN DÁVILA GARCÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario