Seguidores

jueves, 11 de febrero de 2016

* HASTA SIEMPRE JULIO MORAYS

Poco a poco, como a cuentagotas, casi sin tiempo para decir adiós, se van marchando l@s amig@s dejándonos esa triste sensación de vacío... Hace unos días publicitaba el fallecimiento de Raúl Trujillo “El de Ventoso” y ahora, por el amigo José Bolaños, “Sancocho” hasta médula, leo con tristeza su información sobre el fallecimiento del amigo común Julio Morays, autor de uno de los temas de nuestra cultura popular: “La Erisipela”.

Julio, en su retahíla a modo de presentación, versaba sobre los distintos vericuetos de rezos y santiguados: “Mal de ojo”, “pomo esconchabao” etc. Y lo hacía con sorna, con gracia, con sentido del humor y mucha veracidad... La última ocasión que tuve oportunidad de escucharlo fue en el centro comercial “Las Terrazas”, en la línea fronteriza entre los municipios de Las Palmas de Gran Canaria y Telde...
Cantaba y contaba, de manera documentada el jugoso y tradicional tema de las aquellas curanderas de entonces. Era otros tiempos. Tiempos en que las sardinas, caballas y chicharros no se vendía al peso sino por unidades y las vendedoras voceaban por las calles los sabrosos frutos de nuestro mar.
Pero también había yerberos y curanderos. Normalmente eran las mujeres las que se encargaban de emplear estos remedios. Eran ellas, las que estaban siempre próxima a sus casas, en su pequeña huerta, las que se encargaban de curar las dolencias de la vecindad.
Pues Julio, así introducía el tema de “ LA ERISIPELA”
La erisipela”, es una erupción cutánea de la piel que se caracteriza por su tono rojizo que afecta al cuero cabelludo. Lo provoca un virus que provoca la destrucción de la masa gris interesándose en la médula espinal, etc. etc. y el remedio, acortaba, se lo vamos a decir cantando...

Yo te curo la erisipela
blanca, negra o colorá
no te la corto con tijera
ni con cosa de cortar
Te la curo con palabras
de la santísima trinidad
pa´que de tu cuerpo salga
lo que causa tanto mal...


Julio, el amigo, el hombre que dedicó su vida a nuestro folclore en su día, cuando yo empezaba con el proyecto del programa “La Bodega de Julián”, recuerdo que me envió con el amigo común Pepe Bolaños, una caricatura en la que parodiando al genial Julio Viera, le dije cuando nos tropezamos: ¡Coño Julio! Gracias por la caricatura pero no me parezco mucho...
Y no la dejó caer:
¡¡Pues haberte ido a un fotógrafo!!

Siempre fue una delicia encontrarnos... Ahora, lo añoro.

Descansa en paz, viejo amigo.


ALFREDO AYALA OJEDA

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por ese comentario hacia mi padre

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por ese comentario hacia mi padre

    ResponderEliminar