Seguidores

sábado, 2 de agosto de 2014

* “LOS VIEJOS”, UNA INSTITUCIÓN

Corrían tiempos de muchas voces y prolongados silencios… Tiempos difíciles… Tiempos en que prohibir era gobernar… Tiempos de forzada emigración en que el natural de la isla de La Palma, acuñó aquella frase que aún permanece imborrable entre nosotros: “Un lustro, una fortuna”…

Corría la década de los 60 y poco a poco, como a cuentagotas, en las islas, el folclore y la música popular empezaba a despertar de un largo letargo iniciado, entre otros, por Los Sabandeños, La herreña Sabinosa, Gofiones, Coros y Danzas de Hermigua, Agrupación Roque Nublo, Los Campesinos, Agrupación Folclórica San Cristóbal, “Los Arrieros” y otras muchas… Mientas, en La Palma, un hombre tenaz, creativo, aglutinador, vinculado estrechamente a las costumbres y tradiciones del terruño, indiano de siempre, “Enano” hasta la médula y folclorista eterno decide en plenos carnavales (1.968) crear el hoy emblemático grupo “Los Viejos” con el firme objetivo de mantener viva la llama de la pasión por los ritmos cubanos… 

En mis continuos desplazamientos a la Isla Bonita, allí, como referente folclórico, Felipe Santiago Fernández Castillo, “Santi Fernández”, riguroso y severo, nos allanaba el camino en nuestra afanosa búsqueda de información… Extensa fueron las indagaciones sobre el folclore de ida y vuelta, poetas silvestres y repentizadores, celosos guardianes de la improvisación. Gente de renombre Eremiot, José María, Severo Martín… afanosas las búsquedas, en Las Tricias, del viejo Sirinoque… sobre la llegada a la isla del Auto de los Reyes Magos, procedente de Betancuria (Fuerteventura)… cautivadoras fueron las incursiones por los entresijos de la magia de la Danza de los Enanos… 

Recuerdo que en el “Chipi-Chipi”, nos citamos. Era una entrevista en profundidad que realizaba Nanino para la serie “Canarias Viva”. Yo era el productor y cuidábamos los detalles. Quería que Santi estuviera natural. No existían los micros inalámbricos y se me ocurrió poner un centro de mesa y esconder allí un micro de solapa. El centro de mesa era una cestita que contenía un buen puñado de fresca hierba… Hicimos la prueba y todo funcionaba… De pronto, Santi se levantó: “Aquí no me siento yo”… ¿Tú sabes el cachondeo que se arma si me pongo ahí que parece un pesebre…? ¿Tú sabes cuál es el apodo de mi familia y el fino humor palmero…? Pero bueno, vamos a hacer la entrevista….

Santi Fernández, era uno de nuestros puntales. Él, nos orientaba a Fernando Díaz Cutillas “Nanino” y a mí sobre los grupos y solistas que debíamos incluir en programas televisivos como “El Pueblo Canta”, “Canarias Viva” o en el emblemático “Tenderete”… Santi, fue un asiduo al programa… Allí, en el plató de la Feria del Atlántico, con “Los Viejos al completo” (1.983), hicieron gala del magisterio del grupo que continuaba y continúan, siendo fieles al espíritu de su creación…

¡Cómo sonaba “Isla mía”! 

La obra compuesta LETRA Y MÚSICA por Ezequiel Perdigón Benítez, interpretada y popularizada desde sus inicios por “Los Viejos”. Recientemente, una propuesta realizada por la Asociación Cultural Tagoror, está sobre la mesa para que Isla Mía, se considere como Himno de La Palma…

Ese mar que se aleja de ti

No consigo que pueda olvidar

Que La Palma es la isla mía

Donde yo aprendí a soñar.

Los hombres pasan, pero las obras quedan…

Hoy, meciendo recuerdos… Amarrado al noray de la nostalgia, me sitúo en el 2.005, en el escenario de los grandes encuentros, en la plaza de Santo Domingo, en vísperas de “La Bajada” cuando invité a Los Viejos a “La Bodega de Julián”… Había preparado una sorpresa a “Los Viejos” que consistía en que el amigo Víctor Díaz o lo que es lo mismo “La Negra Tomasa”, máxima representante del sueño irresistible, de la fortuna, de la felicidad de la Cuba soñada, debía irrumpir en medio de uno de los temas… Pero no hubo forma. El ritmo de “Pastorcilla”, prendió la llama de pasión y la “Negra Tomasa”, salió en estampida, danzando frenética, atrapada por la música… 

Los Viejos, son como el novio fiel que rinde pleitesía y admiración a los aires de la perla de las Antillas con Guajiras, sones, rumbas, puntos, guaguacó… Ellos, “Los Viejos”, en su andadura, han compartido escenario con los más afamados grupos y solistas: Carlos Puebla, Los Panchos, María Dolores Pradera, los Huaracheros, Añoranza, Taburiente, la vieja Trova santiaguera…

Son los viejos, una idea nacida al soco de los carnavales que perdura en el tiempo… Y si veinte años no es nada, cincuenta es, si las cuentas no me fallan, media centuria.

Gracias, SANTI.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario