Seguidores

martes, 2 de abril de 2013

¡¡¡AMARILLO ES MI COLOR!!! (2)


En el fútbol y la justicia, dos más dos, rara vez son cuatro...

En familia, desde temprana hora, enfilamos rumbo al Estadio de Gran Canaria a disfrutar de una tarde de futbol, junto a nuestro equipillo amarillo.  Salimos prontito porque quería, junto a mi mujer Lydia Díaz y las niñas de la casa, Mar y Yaiza, disfrutar del ambiente que rodeaba al estadio… Queríamos, escuchar las peñas, sus cánticos, respirar junto  a esa legión de aficionados que con frío o calor, con triunfos o derrotas son inasequibles al desaliento… Queríamos vivir con intensidad cada instante y grabarlos en nuestras retinas para siempre…


Había numerosas caras nuevas, despistadas, pero con ilusión en la mirada… Gente joven y mayores, que apostaban por vivir codo con codo con el equipillo amarillo, una victoria no sólo cómoda sino también holgada… Durante largo rato, nos paramos en la cafetería que está frente a la puerta 25/26… Se agolpaban las peñas y se sucedían los cánticos mientras los que guardaban rigurosa fila, intentaban llegar al mostrador a por unas botellas de agua fresca…


Por el camino que separa la cafetería de la puerta de acceso, un aficionado, desbordado de euforia, hacía sonar un repetitivo claxon… Otros blandían las bufandas… de amarillo se teñían las calles… Se entonaba el himno, nuestro himno… ¡¡Qué bien suena!!

El graderío lucía espléndido… El aliento, llegaba a la UD…  Público y equipo, unidos por una misma causa… Cámaras de fotos, móviles, todos querían tener un recuerdo del momento… Todos esperábamos una victoria rápida… En la grada, teníamos prisa por hacer la “ola”… Las Palmas, apuraba por evidenciar ante su público, su estado de forma… Que atrás, en los inicios de la liga, quedaban sepultados aquellos balbuceos iniciales…


Sin embargo poco a poco en las gradas, el público se fue desinflando… El equipo, no respondía… Era algo así como si de buenas a primera,  un  alzhéimer colectivo  se hubiera apoderado de todos… Se les había olvidado jugar al futbol… Ponían voluntad, pero les faltaba acierto…Y Barbosa, espléndido, nos salvó de una auténtica catástrofe…

Tenemos más equipo, no solo para superar al Guadalajara sino para medirnos con éxito con cualquier equipo de segunda. Quizás, a nuestro equipillo le pudo la presencia masiva de los miles de aficionados que poblaron las frías gradas del Estadio Gran Canaria… “Un borrón, lo hace cualquier escribano”, decía en tono de mesura un espectador…

Por eso, este título de esta croniquilla…  Y es que primero hay que freír el pescado para saber el aceite que sobra…

Las Palmas, nuestra Unión Deportiva, mantiene todavía intacta las ilusiones. Ahora, hay que volver a dar el puñetazo sobre la mesa y sacar los puntos ante La Ponferradina, para volver a la senda que marca el camino a Primera División… Se ha perdido una batalla, pero no la guerra…

¡¡Arriba de ellos!!

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario