Seguidores

domingo, 27 de enero de 2013

* UNA CABRA, CONDENADA A PAGAR 500€ DE MULTA…

En cada mínima anécdota, en cada repliegue donde se esconde la memoria de otros tiempos, aparecen revelaciones de como se vivía y de muchas razones y causas, de porqué fueron y han sido así muchas historias en las islas. 

Esta zambullida por el pasado, viene a cuento porque hace unos días charlando con Mar, a la quiero con locura, aunque a veces me saque de mis casillas, le comenté la noticia aparecida en la tele referida a una Cabra, en Australia, que la llevaron a juicio y la condenaron a pagar 500 €. 

¿Cómo va ser eso..?. ¿Cómo va a pagar la multa una cabra?... Mar, en ese momento, sabedora que disfruto relatando aspectos curiosos salpicados de humor, me asaltó a un “fleje” de preguntas para salir de la duda de ¿verdad o mentira? 

Pues muy sencillo, le respondí: la cabra se le escapó a su dueño en un parque y empezó a comerse todo lo verde que encontró en su camino. El destrozo, claro, hay que pagarlo… Y el dueño, junto a su cabra, tuvo que acudir al juzgado a responder de la conducta del díscolo animal… Ambos, acudieron al Palacio de Justicia. Él, emperchadito; la cabra, tocada con cachorro tradicional. Juicio rápido, plausible y condena: 500 euracos del ala… 

Continué la conversación intentando, a modo de ver y manera, que le picara la curiosidad… Mar, si tienes un animal, es tu responsabilidad. No solo del cuido. También de sus actos…. 

Hace años, le dije, para aquella serie etnográfica de Televisión Española en Canarias “Senderos Isleños”, hice un extenso trabajo sobre el rico y amplio tema del pastor y su mundo… Peinamos, todo el Archipiélago recogiendo las penas y alegrías de los pastores de vacas, ovejas y cabras, continuadores de la profesión más vieja del mundo. 

Una de las tantas curiosidades, rigurosamente contada por mi auténtico maestro y catedrático Paco Navarro Artiles, tuvo lugar en Vallebrón, Fuerteventura… En este lugar, conocí el “Corral del Consejo”, que dicho de forma llana, es la cárcel a donde van a parar las cabras, camellos, burros que causaban daño en cosechas ajenas… 

Las cabras, tienen un registro municipal. Tienen, estos alocados animales, en las orejas una pérdida de tejido, llamado “golpe” o marca para saber quién es su propietario… Esa pérdida de piel es su carnet de identidad… 

Cuando la cabra hace esos destrozos que alteran la economía de la vecindad, es detenida y conducida al Corral del Consejo… Durante su retención en el Consejo, es el Ayuntamiento quien la alimenta. Si el propietario acude a liberarla debe hacer efectivo la cuantía del destrozo. En caso de que se desentienda se sacrifica el animal repartiendo en tres partes: una para el ayuntamiento, otra para los gastos del juicio y el resto pasa a entregársele a su dueño… 

Así que como ves, lo sucedido en Australia, es algo que desde hace muchísimo tiempo es ley establecida en Canarias… Lo de Australia, es una anécdota. Curiosa por los tiempos que corren. Pero nada más. 

Recientemente, le abundé en datos, el Ayuntamiento de Betancuria, decidió declarar la guerra a las cabras que campean libremente, pisoteando y empobreciendo la escasa hierba y matos que encuentran a su paso… La corporación municipal, ante las repetidas quejas de agricultores y vecinos, detuvieron a las cabras causantes de los daños y realizaron una subasta pública. El dinero recaudado sirvió para reparar los repetidos destrozos… 

ALFREDO AYALA OJEDA

1 comentario:

  1. guaa cristiano poj ajeitesela con la traspatio amarrela en la palmera... que como le entren jilorios se nos chasca el croto ...y ispues tira parriba pa la azotea... y de postre se nos pega el rosal je´...y quien paga mas luego el desconchado ...?





    ResponderEliminar