Seguidores

viernes, 25 de enero de 2013

* MANOLO VIEIRA, ESTRENA

Repasar a Pancho Guerra, es como refrescar nuestro reciente pasado. Sus cuentos, sus memorias las tengo a mano y, cuando las releo, suelto amarras de mi noray imaginativo y zarpo con destino al Risco de San Nicolás, a la señorial Vegueta, a La Culata, al Cambuyón entonando para mis adentros el parrandero “Somos costeros”… Es, créanme, un crucero de lujo por el humor que nos distingue y nos diferencia de otros pueblos… 

Hoy, la gente nueva es menos dada a este tipo de lectura. Leen titulares y se olvidan de la letra pequeña… Simplemente, no están. Sólo parece interesarles lo que dice el móvil o las redes sociales. Poco les importa cuanto le rodean si tienen saldo para contactar, en algunos casos, con gente que no conocen. Pero eso es lo que hay. Lo que se estila. 

Hace poco, es un hecho frecuente, vi una pareja de jóvenes, cada uno con su móvil. No se hablaban. Solo pendientes de sus aparatejos. Los observé detenidamente. Se encaminaron hacia uno de los banquitos ubicados en el paseo… Atrás los dejé, sentaditos. Corría el aire entre los dos… Seguí mi paseo por la espléndida avenida del Puertillo y al regreso, como dos estatuas, continuaban trastiando con los móviles… Entristecido, pensaba mientras me subía al coche para regresar a casa: “si un día no reciben mensajes qué será de ellos”… Me vino a la memoria aquella ocasión en que leí: “acabo de encontrar una diversión que no tiene ni off, ni out, ni intro, ni enlace… Se llama libro… 

El paisaje que disfrutamos hoy, no es el mismo que describe el fenomenal Pancho Guerra. Él, nos habla de tertulias en barberías, en la Plazuela… De trueques y socarronería… De aquella viejita de la Culata que todos los días le ponía sus rezos y flores a Camilo Sainz Saenz, por la confusión a la que le indujo un listillo diciéndole que era San Sainz, de afamada reputación sanadora… 

Manolo Vieira, se mueve en otra estela. Su paisaje es el que le ha tocado vivir de los Super, Hiper y Centros Comerciales… De las esperas en el Ambulatorio, de excursiones y nudistas, de su isleta natal… 

Y lo cuenta con tal naturalidad que todos nos convertimos, como por arte de magia, en protagonista de sus historias… Por citar algún ejemplo, cito la diferencia entre el coño peninsular y el coño canario… O aquellas inaguantables colas para llegar al sur que de tanta “mala milk”, ponía al cabeza de familia… Una mala leche, que se disipaba desde que veía el latir del pecho de una vikinga… 

Manolo Vieira es, duela a quien le duela, profeta en su tierra. Su humor, nos retrata. Nadie queda ajeno a la historia que cuenta… Hace un tiempo, en el programa que dirijo y presento junto a mi mujer Lydia Díaz, entrevistamos a nuestro cantautor por excelencia Braulio… Recuerdo, que una de las preguntas fue que si se consideraba notario de un tiempo. La respuesta fue contundente: “No Manolo Vieira, es el notario; yo solo soy un intérprete”. 

Manolo Vieira anuncia un nuevo repertorio. Un repertorio que estrena en Teror, el próximo viernes y para el que ya las entradas están dando la “boquiá”. Un nuevo repertorio titulado “No hagan olas” que, en clave de humor, abordará los latentes temas de la corrupción, de chorizos y aprovechados…No podremos estar ahí, pero el sábado, en el Chistera iremos para disfrutar con el amigo y maestro… 

¡¡Hasta el sábado Manolo!!

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario