Seguidores

sábado, 12 de enero de 2013

* GOYO, UN CANARIO CON MAYÚSCULAS

Allá por los noventa, recalé por Tejina. Iba, el equipo de Senderos Isleños, recabando información sobre “el baile el niño”, “los corazones de Tejina”, personajes y curiosidades de la zona. Allí, conocí a Irvin, hermana de Loli y, posteriormente, a Goyo Rivero. Valiosa fue su colaboración en distintos temas de nuestras costumbres y tradiciones o de folclore… Con anterioridad, en Adeje, con motivo de la grabación de un programa, Tenderete, se arrancó en el bailoteo que se suele hacer al final del programa… 

Andando el tiempo, cada lunes de Carnaval, coincidíamos en La Palma con la fiesta de los indianos. La Pareja Goyo y Loly, atendía, perfectamente trajeada, a los invitados al intenso trajín que se organiza en el frontis del Ayuntamiento. Él, vestidito de indiano y ella, en ocasiones de rumbosa negra… Era, el punto de encuentro de los asiduos a “los Indianos”… Empolvaditos, solíamos amanecer en la Alameda, demacrados por la intensidad del festejo, pero henchido de gozo por vivir cada momento… 

En Taganana, acudimos a grabar otro de nuestros “Senderos Isleños” sobre “la Quema del Judas”. Goyo y Loly, estaban en todas partes. No se perdían detalles de lo que ocurría alrededor del festejo… Vinito de la tierra y parranda, eran nuestros enyesques… 

La última vez que coincidí con él, fue en una de las fiestas más interesantes de Canarias: la fiesta de Las Marías. Cumplía el festejo, doscientos años. Allí, en Vergara, donde se levantó la promesa votiva, estaba nuestra pareja de amigos… Al día siguiente, en la fachada de la iglesia, con un montón de parranderos, volvimos a encontrarnos… Goyo y Loly, son dos puntales de nuestras costumbres, fiestas y tradiciones, le comenté a Lydia, mi mujer… Se las conocen todas… Allí, donde suene un timple, donde se monte una parranda, donde se respire una fiesta. Son como el volador de salida, ellos solitos, son el corazón del festejo… 

Loly y Goyo, en la Bajada de La Rama, Fiesta de Las Marías

Hoy, cuando regreso a casa, después de estar por distintos lugares, al soco de las rebajas, me encuentro en “feisbu”, la noticia. La triste noticia del fallecimiento del amigo Goyo Rivero y se me empaña la vista… 

Hoy, perdemos un archivo, en la figura del amigo. Allá donde estés un sentido abrazo, amigo. Y a la familia, mis muestras de pesar…

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario