Seguidores

viernes, 30 de marzo de 2012

* ABRUNCOS

El que canta es porque quiere

y, el que no quiere, no canta.

Hoy canto porque yo quiero,

y en mi querer nadie manda.


(“Nuestra Isa”: Abruncos; Jacob González Marrero y Manuel Haro Manzano).


Abrir la ilusión a un nuevo propósito, es como el entusiasta despertar infantil a la tenue luz incipiente de la aurora, donde el nuevo día que se avecina, siempre será mejor que el ayer, que ya fue vivido.

Y es que anhelar apasionadamente un futuro mejor, es convertirse nuevamente en aquel niño, cuyos escasos recuerdos, nunca dejará abandonados a la estéril nostalgia, porque, para él, tales vivencias siempre supondrán el más preciado tesoro donde fraguar la experiencia, que le muestre cómo afrontar el nuevo día, que aún está por venir.


En esos ilusionantes días venideros, anda Abruncos confabulando una nueva etapa como formación musical, en la que su pródigo pasado, lejos de anclarlo a sus ataduras, se convierte en el fundamento para una vigorosa y renovada motivación con la que avanzar hacia el futuro.

Nada podrá detener a este puñado de hombres, vinculados a un paisaje y a un paisanaje caracterizado por una abrupta orografía, y por una historia forjada en el ingente esfuerzo y sacrificio por superar las dificultades de la naturaleza. Porque el carácter de los hombres norteños, sobreviene de la necesidad de afrontar con decisión, las ancestrales penurias del pastor y del labrador de las cumbres… o del pescador acodado entre la pared acantilada y una mar embravecida, sin resquicio de piedad.


A diferencia de otras latitudes, en el norte de Tenerife; es el lugar quien transforma a los hombres, haciendo de la entereza indómita de su carácter, un elemento indisoluble de la propia severidad y el rigor del territorio.

El municipio de La Guancha, es por su propia denominación e historia, un rotundo exponente de este espíritu indómito y perseverante…y es allí donde nace Abruncos un buen día de 1986. Debe su nombre, a una curiosa derivación toponímica de la Hoya del Brunco; una plácida hondonada salpicada de retamas y pinos hacia la luz, adormecida en el regazo del Teide. Pareciera que toda la magia de aquel lugar, hubiera impregnado de encanto sonoro al propio nombre adoptado por este grupo de hombres, para llamarse así mismos.


Toda esta potente contextualización ambiental e idiosincrásica, confiere en Abruncos el papel de convertirse en el fiel espejo donde se reflejan las vivencias populares guardadas en la memoria y en las tradiciones de sus gentes. Pues le ha llevado a asumir la tarea de investigar y rescatar los valores culturales y costumbristas de su pueblo, muchas veces olvidados en los antiguos refraneros y romances de transmisión oral. Por ello, Abruncos atesora en su repertorio musical, elementos poético-musicales arcaicos, de insustituible valor etnográfico.


Aún cuando esta encomiable labor rescatadora motivaría por si sola, nuestra admiración por esta formación musical, existen en Abruncos otros aspectos, que indudablemente, resultan igual de meritorios. Nos referimos a la creatividad compositiva de muchos de los temas musicales de factura propia, y a la cuidada expresión poética de las letras contenidas en su repertorio, involucrando a autores de extraordinaria valía como Agustín Aguiar, Esteban Quintero, José Félix Navarro, Alfonso Morales…etc. Y más recientemente: Manuel Haro Manzano y Jacob González Marrero.


Esta preocupación por el contenido literario de su temática musical, es algo enormemente gratificante, por cuanto lamentablemente, ha venido cayendo en desuso por parte de muchas formaciones musicales con formato y estructura similar a la de Abruncos.

La creación propia, es quizás desde el punto de vista temático, el elemento diferenciador más significativo de la contundente especificidad de este colectivo, y una muestra explícita de su solidez y coherencia.

Pero además de esta prodigiosa producción doméstica, abundan otros elementos musicales externos de carácter popular, incorporados al repertorio conforme el propio pueblo hace de ellos natural y espontáneo motivo de recreación, a través de su asimilación transcultural.


Muestra palpable de todas estas iniciativas y planteamientos, es la bella y consecuente producción discográfica de esta formación musical. Títulos como “Recuerdos”, “Embrujo”, “A la luz de un candil” o “Dímelo con un bolero”, son la expresión musical registrada de toda esta común voluntad por ofrecer una determinada aportación original al folclore y a la música tradicional de las islas. A lo largo de casi tres décadas, no ha habido rincón de éstas, nuestras islas, donde no se haya tenido la oportunidad de disfrutar de la particular sonoridad de Abruncos. Su presencia y participación en múltiples programas de radio y televisión, como “El Patio” de RTVE, “Taifa y Candil” de RTVE2, “Cantadores” de Antena3, “Denominación de origen” de Azul Televisión, o “Noches de Verano” de Canal 6 Teidevisión; ha propiciado la difusión del nombre de Abruncos a lo largo y ancho del archipiélago.

Más allá de estas orillas, en territorio peninsular, Abruncos ha sabido representar con brillantez y dignidad las peculiaridades de nuestra música, llevando su buenhacer a lugares como Madrid, Toledo, Segovia, Santiago y Santander.


Toda esta dilatada experiencia es la que afianza a Abruncos en su propósito de iniciar una nueva etapa, tras su reciente presentación del pasado 23 de marzo, en el Centro Cultural Santo Domingo, del municipio de La Guancha. El motivo de esta nueva andadura, no es otro que el derivado de la flamante incorporación de su nuevo director: Jacob González Marrero.

Quienes han tenido la fortuna y el honor de conocer a Jacob González, sabrán muy bien que tal incorporación a las labores de dirección musical de Abruncos, propiciará una revolución cualitativa decisoria en la historia de esta formación musical. Porque, con el paso de los años, hemos podido aprender y experimentar, que hay directores…y directores. Los hay, que pese a su indiscutible brillantez, la misma no les ha servido sino para pasar de puntillas por un determinado colectivo, sin dejar apenas huella, porque simplemente no han sabido, o no han querido, implicarse en las entrañas y en las aspiraciones del mismo. Su falta de implicación por conocer, asumir y potenciar las especificidades musicales propias de cada grupo, los lleva a imponer y generalizar un estándar cromático-musical sobre todas las agrupaciones a su cargo, desarraigándolas de todo cuanto les particulariza, para incorporarlas por igual a una sola expresividad de matices y efectos sonoros, que no son más que el reflejo y la prolongación de una férrea impronta personal, alimentada por la necesidad de mostrar, permanentemente y en cualquier lugar, la presencia de un determinado prestigio y una supuesta maestría.


Afortunadamente, la pervivencia de la pluralidad, riqueza y diversidad de nuestra música, está en muy buenas manos mientras existan actitudes y aptitudes como las que encarna Jacob González, porque precisamente su figura, apunta a todo lo contrario de lo señalado anteriormente. Se es buen músico cuando se es, pero se es Maestro cuando se demuestra, y Jacob González lo demuestra día a día, sin necesidad de grandes aspavientos.

Fruto de esta natural implicación por todo cuanto concierne a Abruncos, como nuevo grupo a su cargo, y asumiendo el particular planteamiento de éste, en aportar elementos musicales de creación propia, surgen de la mano, el saber y el alma de Jacob González, unas bellísimas folías e isas, que sirvieron de preámbulo y colofón, a tan grato y esperanzador acto de presentación.

Nada ni nadie a partir de ahora, podrá quedar indiferente ante el futuro de este nuevo Abruncos que se avecina, porque se ha unido el tesón con la perseverancia, la coherencia con la rectitud, y la maestría con el alma.


De cómo escribir un verso

y no encontrarle sentido;

de cómo hilar las palabras

y andar por ellas perdido.

(“Por ti, unas folías”: Abruncos; Jacob González Marrero).


Félix Román Morales Díaz para Artistasenred y Etnografía y Folclore.

No hay comentarios:

Publicar un comentario