Seguidores

lunes, 9 de enero de 2012

* MARÍA “LA BARAJERA”


Cuando uno que rezuma pueblo y se adentra en el mundo de adivinadoras, echadoras de cartas o caracoles, perlos, santiguadoras, hechiceros, lectoras de fondos de café, fumadoras de puros y un largo etcétera, veces se te erizan los pocos pelos que me quedan y otras, te quedas con cara de interrogación. Cierto es que Dios está lejos y se le acumula el trabajo. Tan cierto como que la gente de a pié o a caballo, necesitan respuesta inmediata a situaciones urgentes y van en busca de una engañosa solución rápida a los problemas que los atosigan. Quizás por ello, “visitan” con relativa frecuencia a tanto embaucador suelto.

Muchas han sido mis incursiones. Incluso, recién llegado de uno de mis viajes alrededor del mundo, una empresa catalana contactó conmigo para hacer una serie dedicado al mundillo de la brujería, curanderos del “culebro”, sanadores, santiguadores. Simplemente, después de repasar los apuntes de los guiones y mantener en Madrid unas conversaciones, no me interesó. Por ese entonces, estaba más interesado en otra línea de trabajo que se acercaba más a esteleros, sin descartar alguna “relumbrona” que tenía cierta consideración en las islas.

Como el caso de Clotilde Mesa, en la isla de la Gomera afamada curandera que, tenía conocimientos para la cura del “Culebro”. El culebro no era otra cosa que el herpes zóster (“enfermedad cutánea, vírica, caracterizada por la aparición de pequeñas vejigas rodeadas de una aureola rojiza). En Canarias, recibía el nombre genérico del culebro por la forma en que se extendía por el cuerpo. Se decía que si llegaba a unirse la cabeza con la cola, las horas del enfermo estaban contadas. Clotilde Mesa, con las primeras luces del día, usaba un alfiler para dar la “estocada” definitiva al herpes y, al decir de mucha gente, “tenía mano de santa”. Se comentaba, incluso, que muchos médicos se desplazaban hasta su domicilio para interesarse por su técnica sanadora.

Personajes cómo María “La barajera”, que al decir de la gente llana, tenía sus acertones. Fruto de la interpretación de la lectura de las cartas, atesoraba merecida y justa fama en la isla. A su consulta, a mitad de una pina loma, acudían “clientes” llegados desde los más apartados rincones, en la inútil y afanosa búsqueda de saber que les deparaba el futuro. Mi informante, vecino del lugar y hombre popular, me repetía machaconamente: “¡vienen hasta ricachones y políticos!”. Incluso, en cierta ocasión, adivinó quien iba a ser el Alcalde del municipio…

Durante mi estancia en la isla, acumulé sobre María, numerosa información. Había despertado mi curiosidad, desde el mismo instante en que supe de su existencia. Recuerdo que, atrapado por la curiosidad, quise conocerla y fui a su casa. Iba provisto de una cámara de televisión. Llamé repetidamente a su puerta… desde el fondo de la casa una voz cantarina dijo repetidamente: ¡ya voy!... ¡ya voy…!

María, vestía un mugriento “traje saco”. Su cara estaba surcada por el paso de los años. Y su  blanco cabello quedaba escondido bajo un sombrero graciosero… ¿Quería algo…? Sí; que me leyera el futuro… pero vengo con esta cámara para grabar… A mi no me importa, respondió.

Y nos sentamos enfrentados en la mesa…
Observé detenidamente cada rincón del modestísimo “recibidor”…

Un fleje de baraja española reposaba sobre una vieja, generosa y ateada mesa de riga. Las cartas, pringosas, estaban vencidas por el tiempo y el uso. Los cantos, ajados, gruesos de los repetidos golpes sobre la dura mesa. Son, los desvaídos naipes, la valiosa herramienta de trabajo de María “la barajera”, famosa “echadora” de cartas de la zona. A esa herramienta une un verbo confuso que “el visitante”, suele traducir a conveniencia…

¿Una mano?... ¿hasta el final?

¡Hasta el final! ¿Cuánto cobra?

Mil pesetas una mano, dos mil el completo.

Mientras barajaba las viejas y manoseadas cartas, hablaba sin parar…

La baraja, de manera desordenada, las iba colocando sobre la mesa haciendo extraños círculos… leía, apresuradamente, desvelándome la misteriosa e imaginaria escritura que María interpretaba pintándome un panorama desolador: “no vendrás más a esta isla”… “tu pareja te engaña con un hombre revuelto en color”… (Revuelto en color: referido al pelo, que no es ni rubio ni moreno)…tendrá muchos problemas con unos papeles… 

María “La Barajera”, como los toreros, usa las cartas como “muleta” de engaño. Sus ojos, no se apartaban de los míos buscando las señales que la guiaran por los senderos adivinadores.

Ni que decir tiene que en numerosas ocasiones regresé a la isla. María “la barajera”, mujer de mundo, rodeaba su “trabajo” de un misterio envolvente. Procedía de Tenerife y su vida había transcurrido, en las inmediaciones de la Recova, hasta que surgió el amor, cambió de aires y comenzó a cimentar cierta fama.

ALFREDO AYALA OJEDA

3 comentarios:

  1. Nunca había leído algo sobre pitonisas, echadoras de cartas, etc. que tuviera tanta ternura, sí que leí a personas que les gustaba ese mundo y que aún lo frecuentan, también a las que no les gusta y se tiran manos a la cabeza, pero una historia así contada, jamás. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. CANDIDA MEDINA ALVAREZ9 de enero de 2012, 22:55

    MAESTRO ALFREDO UNA VES MAS ME HE QUEDADO EMBELESADA LEYENDO ESTA HISTORIA Y AL LLEGAR AL FINAL PEGUÉ UN RESPINGO POS DESEOSA DE SEGUIR DISFRUTANDO DEL RELATO VA USTED Y PONE PUNTO Y FINAL LE CUENTO ALGO QUE CON TERNURA ME VIENE AL PENSAMIENTO SON RECUERDOS QUE AL LEER ESTA HISTORIA ME BROTAN DE REPENTE SEÑA EMILIANA UNA VECINA DE MI PUEBLO VIVÍA TRES CASAS MAS ABAJO DE CAS MI ABUELA CON QUIEN VIVIMOS MUCHOS AÑOS ,ESTA DULCE SEÑORA ERA PALMERA CON CABELLOS DE NIEVE MANOS LILAS OJOS DE MAR AZUL INTENSO Y UNA DULCE EXPRESIÓN EN EL ROSTRO AUNQUE ERA MENUDA SU PRESENCIA LLENABA TANTO QUE PARECÍA GRANDE SIEMPRE ESTABA DISPUESTA A AYUDAR A CUANTO VECINO NECESITARA DE SUS MANOS PARA SANAR EMPACHOS,DISSIPELA,MALDEOJO,MAL AIRE,Y POR SI FUERA POCO ERA UNA GRAN COMUNICADORA NO LEÍA CARTAS NI LA MANO PERO TE MIRABA A LOS OJOS Y TE DECÍA PRIMERO COMO TE SENTÍAS ANÍMICA MENTE CRÉAME QUE NO SE EQUIVOCABA CASI NUNCA LAS MUCHACHAS DEL BARRIO LO COMENTÁBAMOS ERA UNA ADIVINADORA NUNCA SUPIMOS COMO LO HACÍA MAS TARDE CUANDO HEMOS CRESIDO NOS HEMOS DADO CUENTA QUE NO ERA ADIVINA SOLO ERA UNA MUJER MUY SUFRIDA Y ESO LA HACÍA SABIA

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que este relato les gustara. La vida de María "la barajera", fue intensa y variada. No se si continua viva porque esta historia la viví a mediados de los 90. Lo mismo ocurre con Clotilde Mesa que me atrapó su ternura. Ahora, preparo una breve historia sobre un estelero que,golpeado por la vida repetidamente, tuvo que aprender a vivir en tres ocasiones distintas y se convirtió en libro de consulta de los profesionales de la medicina.

    ResponderEliminar