Seguidores

jueves, 23 de junio de 2011

* SAN JUAN BENDITO Y LAS TRADICIONES

Ahora, vivo en las medianías de Gran Canaria. La verdad, es como estrenar mundo… romper con lo establecido… encontrarme con sonidos que me transportan a la infancia y paisajes que sólo veía en mis andares por las islas…

Sin ir más lejos, el último fin de semana, una tropilla de críos, alguno galletón, tocaron a la puerta… Venían pidiendo algún mueble viejo, que tuviera en desuso, maderas, cajas, ramas, para hacer la tradicional hoguera en la víspera de San Juan… Cierto es, que con esto de la mudanza algunos enseres quedaron fuera de servicio y la visita de los chiquillos venía al pelo… Sin más, les abrí la puerta de la azotea y privaitos cómo pascuas, salieron cargaitos con los cuatro trastos…

Cuando cerré la puerta, me quedé dándole vueltas al coco…a mis tiempos infantiles en que cargábamos desde Ciudad Jardín hasta las Alcaravaneras, con una retahíla enorme de aulagas, troncos, cajas para intentar hacer la mayor de las hogueras… también me llegó de raspafilón cuando nos comprábamos un membrillo, le hacíamos los cortes necesarios y lo tirábamos al mar para que se fuera endulzando. Así cada vez que te dabas un chapuzón le “jincabas” un mordisco al membrillo y llegabas a la orilla con la boca rasposa, pero feliz…

Es, la víspera de San Juan, noche esperada y mucho más deseada...Es noche de sueños y realidades… la mediación entre antiguas creencias populares y cristianas… No en vano, en torno a San Juan, una de las festividades más sobresalientes del año, se han unido la renovación y los ciclos vitales…En torno a esta noche mágica cobra vigencia la salud, el amor y el dinero y se sueña con proyectos e inquietudes. En esta corta noche el agua y el fuego, son los protagonistas por excelencia…

San Juan está presente en todo… En la hogueras, chicas o grandes, se destruye lo viejo. La gente nueva, deja que se consuma en las hogueras los apuntes, cartas de amor, frases… Es como si un desahogo colectivo se consumiera bajo la implacable fuerza de las llamas dando paso a renovadas ilusiones y sueños…

Agüeros y vaticinos afloran en esta noche de sueños… Rituales de “las tres papas” con la copla añadida San Juan Bendito, por ser tu día, ponme aquí la fortuna mía; “Plomo derretido”, para las jovencitas que desean respuesta inmediata… San Juan, cada vez con más fuerza, parece el remedio a todos los males… Modernamente, se le pide, en estos difíciles tiempos que nos ha tocado vivir, hasta un empleo, una primitiva, quedar embarazada…

Desde la hondura de barrancos hasta los altos riscos, las hogueras van anunciando que la noche de San Juan comienza…

Fiestas tradicionales existen en cada rincón de las islas. Yo recomiendo que si está usted en Tenerife se acerque al municipio de Icod de los Vinos, en el barrio de Las Canales… Allí cacharros y verguillas estratégicamente situados por serpenteantes caminos, dan a la loma un aspecto fantasmagórico… se danza en sentido contrario a las agujas del reloj y una cruz, de grandes dimensiones, se consume bajo las llamas. Mientras desde lo alto de la loma, una lluvia de bolas desciende alocadamente, desflecándose, dando apariencia de erupción volcánica…

Las playas, también juegan su papel en esta noche amplia y mágica…Parrandas, fuegos de artificio, pequeñas hogueritas que buscando la purificación saltan los mas jóvenes, asaderos…

Pero como en todo, la tradición, a veces, se encuentra con esa disparidad de criterios. Por eso, hay quienes aseveran que hay que recibir siete olas y quienes mantienen que son nueve…Pero de una manera u otra si se coincide en que la primera ola es para pedir por la salud, el resto es según. También es perceptivo pedir el correspondiente permiso a la diosa del mar, antes de adentrarse en él…

Recientemente, para pedir buenos deseos, se arrojan al mar, con suavidad siete, flores o frutas. Este ritual, es una ofrenda a la diosa Yemayá que la oferente hace en petición de fertilidad.

Pero San Juan, es una fiesta tan amplia como variada. Así, desde antes que despunte el alba, numerosos cabreros se acercan hasta el municipio del Puerto de la Cruz para el tradicional “baño de las cabras”.

Otros, aquejaos de hernia buscan el drago, la higuera o el mimbre sanador. Este ritual, diferente según la especie en que se realice, hay que efectuarlo antes de la salida de los primeros rayos de sol. Este de la “cura de la hernia”, es un ritual sencillo donde los protagonistas de la cura deben llamarse Isabel, Juan y María…Abrir, en una de sus ramita un hueco longitudinal, por la que debe pasarse la criatura. En ese momento, se dice:

“Juan, que traes

un niño quebrado

que San Juan y la Virgen María

te lo devuelva sano".

Así en repetidas ocasiones. Luego, con hilo carreto, se amarra la mimbrera y se espera que la ramita herida por la operación, se una. Si es así, la criatura se ha sanado de su mal.

El proceso de la higuera y del Drago, consiste en ponerle la planta del pie en el árbol y con un cuchillo, dibujar su silueta…

Es noche y da de magia, de fe de esperanza…de romper con lo viejo y darle paso a lo nuevo: De cambio, por una situación más llevadera.

Y no se olviden de cantar de San Juanito, de Juan del Rio Ayala…

¡¡¡ A divertirse !!!

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario