Seguidores

lunes, 4 de abril de 2011

* CRUZ DEL MAR (VI)

Carta del hijo de un pescador

Reproduzco como cierre a mis notas sobre el “Cruz del Mar” una carta que publicó el Sr. Pablo Mart en “El eco de Canarias” el Martes 5 de Diciembre de 1.978 y que, aunque es ficticia, bien podría ser real por su contenido.

“CARTA DEL HIJO DE UN PESCADOR”

Señores autoridades del gobierno:

Mi padre salió para la pesca y no ha vuelto. Me dice mi madre, y he leído en los periódicos, que lo mataron, que lo asesinaron, hasta ahora sin saberse quién, en las aguas del banco sahariano, donde él solía ir para ganar el pan para nosotros.

Conste que a mi padre le gusta el mar, pero al marcharse, siempre lo hacía con tristeza porque nos dejaba aquí a nosotros, a mi madre y a mis hermanos, a veces por tiempo largo. Mi padre cuando regresaba de la mar nos abrazaba en silencio, pero fuerte, como si no nos quisiera soltar nunca, tal vez presintiendo que algún día, no sabe en dónde, algo malo pudiera ocurrirle.

Y así ha sido, muerto a balazos en la cubierta del “Cruz del Mar” por unos asesinos que no tuvieron la más mínima consideración con unos pobres trabajadores, ni con los familiares de los mismos, que ahora lloramos su pérdida y, a la vez, nos quedamos desamparados del sustento que él nos traía.

Ya no veré más a mi padre. Sin embargo, lo tendré siempre en el recuerdo porque soy consciente y agradecido de los sacrificios que hacía por nosotros. No era un potentado, ni un guerrero, ni ansiaba notoriedad alguna, sólo traernos siquiera lo suficiente para nuestro mínimo sustento. Para pagar el alquiler de la casa, el agua, la luz los vestidos y los zapatos y libros míos y de mis hermanos, que somos cinco y ya nunca volveremos a ver a papá. Esto es lo más tremendo, no verlo siquiera cada tres meses. Vamos a echarlo mucho de menos todos los días y. sobre todo, en la próxima navidad.

Me duele también que todos los supuestos autores de la matanza escurran el bulto. Nadie es tan “valiente” como para reivindicar el atentado. Espero que algún día se haga justicia. Y quiero saber, así mismo, quiénes mataron a mi padre.

Querido pequeño: lo siento de verdad. Y esperemos que no te sientas defraudado por los que tienen la obligación de darte respuesta (Pablo Mart).

JUAN CARLOS SIERRA

No hay comentarios:

Publicar un comentario