Seguidores

lunes, 7 de marzo de 2011

* LUNES DE INDIANOS

Hoy, apenado, no puedo asistir a la fiesta de los indianos en la isla de La Palma. Desde hacía algún tiempo, con mi amiga y compañera del alma Lydia Díaz, a través del amigo Félix Román Morales el “grande” y una parranda de lujo, habíamos preparado meticulosamente el desplazamiento: salida el sábado día 5 y regresar el martes, día 8, a última hora. Pero claro, uno propone y Dios dispone… Teníamos la sana intención de vivir con toda intensidad el festejo, lejos de micros y cámaras. Convertirnos, durante esos días, en una parte del festejo… tomarnos unos mojitos con Víctor Díaz “Sosó” o la Negra Tomasa que es lo mismo, fundirnos en profundo abrazo con la cronista María Victoria Hernández y llenarnos de música y tradición con sones, guarachas, guajiras y puntos cubanos, música de la otra orilla. Un contratiempo, truncó nuestros deseos y el barco de la ilusión partió sin nosotros hacia la isla de La Palma, donde hoy se esperaba la llegada de más de 70.000 visitantes… No estaremos físicamente en ese recorrido desde el muelle hasta La Lameda, pero sí, sentimentalmente desde este blog de www.etnografiayfolclore.org

Lunes de carnaval, Santa Cruz de La Palma se despierta para ofrecernos, un festejo propio, nacido del puro sentimiento popular, sin imitaciones; pero también inimitable. Lunes de carnaval, “lunes de indianos”. “Los Indianos”, por si hay alguien que no conozca este acto importantísimo de carnaval palmero, es como un resumen que parodia la historia de nuestros emigrantes con ciertos enclaves de ultramar, especialmente con la perla de Las Antillas, Cuba. Representa el éxodo casi masivo de todo un pueblo que acuñó la frase de la constante de la emigración: “cinco años fuera, una fortuna”… representa el regreso haciendo ostentación; el triunfo personal contrastado con la miseria que se vivía en la isla…

Las relaciones entre La Palma y Cuba eran muy intensas: afilados veleros, impetuosos vapores cruzaban el Atlántico, varias veces al mes para enlazar ambas islas. Constante Idas I venidas… El indiano fue pronto parte del mito. Un personaje convertido en motivación para los más decididos. El indiano, casi rozaba la leyenda… Había mucho emigrante que nunca regresaba de su escala de sueño del aro tropical… y así pudo pasarse de la leyenda a la bien intencionada caricatura, a la limpia sátira, al sano humor, a la ingeniosa y exagerada parodia… En carnaval, la isla se decide a recibir en tono de chanza el regreso de los indianos, fabuloso personaje arrastrando baúles y maletas que rebosan dinero, ataviados con rebuscada elegancia habanera, puro humeante o no gigantesco en boca, rodeado de exotismo, aves tropicales y tics caribeños, así que es de justicia, homenajearlos y recibirlos.

Al puerto, se acudía por todo: para recibir noticias, para abrazar al pariente o, simplemente, para soñar…

Y en la fiesta que hoy se va a vivir con intensidad y con alegría, con color, con polvos de talco, música y aire desenfadado, cobra vital protagonismo Víctor Díaz, Sosó, encarnado para la ocasión en “la Negra Tomasa”…

La negra Tomasa llega para mostrar su exuberante vitalidad, su gracia provocadora, su insuperable desparpajo, su increíble, burla burlando, arte del baile y del ritmo más vivo… Llega enfundada, bajo increíbles aceites y alambicados ropajes de suprema parodia: encajes, blondas, pamelas, increíble… es la negra Tomasa como la encarnación de un sueño irresistible, el sueño indiano por la supuesta isla de promisión, toda fortuna y felicidad: la Cuba soñada que la negra Tomasa representa este día.

La negra Tomasa, representa a la negra mulata de sueños prohibidos… retrata una época de esplendor en la isla, que al soco del cultivo de la caña de azúcar, la gente se mezcló con personas venidas a trabajar en La Palma… Así, llegó el ritmo, el color… Por eso, todo lo que baila gesticula o se contonea, la Negra Tomasa no resulta extraña para los palmeros…

Los Indianos, en la isla de La Palma es la expresión de todo un pueblo que vive y expresa en gran medida, su personalidad sin trampa ni cartón; sin parecerse a nadie, ni ocultarse ante nadie. Disfruten, amig@s con esa fiesta carnavalera única por excelencia: “LOS INDIANOS”

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario