Seguidores

jueves, 24 de marzo de 2011

* “LOS PUNCHAS”, EN RIGUROSO DIRECTO

Yo no soy muy dado a escribir libros. Mi obra, por llamarla de alguna manera, está escrita en programas de televisión, crónicas en periódicos y, en más amplitud, en el blog de mi amiga, compañera y jefa, Lydia Díaz. En esos más de cuarenta años dedicado, quizás con más voluntad que acierto, a divulgar riquezas y miserias de nuestra gente, desando el camino y me encuentro con algunas pequeñas satisfacciones. No muchas, pero sí algunas. Hoy, me voy a referir a una parranda que llevo en el alma… Una parranda que en tiempos de penurias económicas – siempre cargando con el saco de la miseria- me tendió una impagable mano amiga…

Pero como en los cuentos y este relato tiene visos de realidad, todo tiene un comienzo…

Hace algunos años me propuse reunir en un plató a los mejores solistas masculinos y femeninos de Canarias. Quería, junto a ellos, poner algunos jóvenes valores que empezaban a despuntar. Así, casi de una tacada, se había comprometido más de setenta solistas. Era, entendía yo, el momento justo para levantar el acta de quienes eran quienes en el mundo del folclore. Isas, folias, malagueñas, polcas, seguidillas, saltonas, romances y humor. Me frotaba las manos de contento, pero tenía el inconveniente de los ensayos, por ser las islas un territorio fragmentado, por los trabajos de los invitad@s y por las penurias económicas. Pero estaba feliz porque la trastienda estaba atada y el boca a boca corría como reguero de pólvora… Todavía no tenía fecha de grabación y las peticiones de público para asistir, crecían minuto a minuto…

Faltaba, para ponerle la guinda, alguien de prestigio, conocido, para acompañar a tan selectos solistas. .. Entonces pensé en alguien que siempre, en los momentos delicados ha estado cercano: Antonio Acosta “El Puncha”. Le telefoneé y le conté el berenjenal en que me había metido. ”Usted, ya no tiene problema. Ahora es asunto mío”. Respiré aliviado a la vez que di algunos apuntes de lo que pretendía: una parranda, no muy numerosa, desenfadada y divertida. Vamos que hiciera una parranda de las que no se estilaban…

“El Puncha”, me calcó. Tiró de teléfono y habló con los solistas para saber tonos y los seis programas que se montaron titulados “Ellas I y II”, “Ellos I y II” y la final “Ellos y Ellas I y II”, fueron un auténtico bombazo. Fue algo así como concentrar todas las estrellas del firmamento en una bodega, en “La Bodega de Julián”…

El éxito fue tal que para los distintos festivales, encuentros folclóricos, “Los Punchas” eran los requeridos. Pero no quedaron sus actuaciones solo en las islas. No. El programa había calado hondo y desde distintas partes del mundo querían escucharlos…

Ahora, una de esas pequeñas satisfacciones de las que hablé se va a hacer realidad: graban su primer CD en directo, el próximo sábado día 26. En la grabación quedará constancia de su autenticidad, sin trucos ni trampas: tal como son. Grabarán sin red, jugándoselo todo en el riguroso directo.

“Los Punchas”, me consideran como el padre de la Parranda. Dicen, sin fundamento, que yo los creé y, la verdad, nada más lejos de la realidad. Ellos se han hecho solitos, han crecidos solitos y solitos se han hecho grandes. Yo solo aposté por un amigo de ley: Antonio Acosta “El Puncha” que conocí en Tenderete hace unas tres décadas, como componente de una parranda militar y que me sigue brindando su amistad.

Así, amigos parranderos: ¡MUCHA MIERDA¡

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario