Seguidores

lunes, 28 de marzo de 2011

* CRIMEN DEL CONTENEDOR

La décima siempre ha servido como fuente de inspiración y desahogo, hay décimas dedicadas tanto al amor, desamor, humorísticas, políticas, reivindicativas.... También hay décimas "INFORMATIVAS" (se me acaba de ocurrir ese nombre) porque informan de alguna noticia tanto buena como desgraciada.

La trágica historia del Valbanera está contada en décimas, y a raíz de ella se me ocurrió hacer unas décimas sobre un crimen ocurrido en Las Palmas de Gran Canaria, quizá porque conocía a la muchacha que desgraciadamente murió. Por mi profesión conocía el mundo en que se movía y ese tipo de desgracia ya se veía venir. Este es el resultado de esa inspiración y se lo quiero dedicar humildemente a su memoria, por muy desgraciada que le haya ido en la vida aún permanece en el recuerdo y se merece todos los respetos. "Para ti Mari Carmen..."

Todo fue un siete de enero
mil novecientos noventa
y cuatro que representa
vergüenza del mundo entero.
Un sujeto con dinero
y con coche extraordinario
hizo que en el vecindario
el terror fuera en aumento
siendo el hombre de este cuento
la vergüenza del canario.


En mi isla de Gran Canaria
y en su ciudad de Las Palmas
habitaban muchas almas
cada noche solitaria.
La droga era la plegaria
que dejaba el cuerpo muerto,
manteniéndolo despierto
deambulando sin destino
en busca de algún camino
por nuestras calles del puerto.


Unas pobres desdichadas
que desprecios recibían
siempre se prostituían
en calles deshabitadas.
De esas tristes desgraciadas
una de ellas ha sufrido
el ataque desmedido
de la miseria del hombre,
Mari Carmen era el nombre
y Dieppa era su apellido.


Fue un tal Eufemiano Fuente
Martínez del desdichado
que dejó descuartizado
el cuerpo de esa inocente.
Es de familia pudiente,
a la mala vida adicta
y con el placer que dicta
ser de buena posición
usando su condición
contrató a la drogadicta.

Él quiso satisfacer
lo que su mente pedía
mezclándose en esa orgía
droga lujuria y placer.
El vicio le hizo perder
el sentido del pudor
dándole paso al horror.
y después de mutilado
deja el cuerpo abandonado
dentro de un contenedor.

Ironías del momento
hizo que alguien lo encontrara
y que su voz desgarrara
un grito de desaliento.
Es un grito de lamento
es un grito sin cordura
pues un mendigo en su dura
lucha para subsistir
los trozos pudo advertir
mezclados con la basura.

La justicia muy serena
al final lo descubrió
y en la cárcel los encerró
a cumplir con su condena.
no olvidemos que esta escena
de conductas detestables
no hay que buscar más culpables
para darle explicación
ya que de esa situación
todos fuimos responsables.

EXPEDITO SUÁREZ SUÁREZ

2 comentarios:

  1. Si amigo Expedito. Recuerdo en la isla de la Gomera que Tato tenía recogida en décimas tan triste acontecimiento... Benito Padrón, en el Hierro, también contaba la historia del Valbanera... la tragedia, corría de boca en boca... Hoy, en décimas, tambien has contado esta página negra suedida en Las Palmas de Gran Canaria... todavia me viene a la memoria la madrugada en que acordonaron la calle del sucedido porque la policia ya tenia todos los datos para esclarecer tan horrible suceso... Que tristeza saber que el autor fue un niño que tuvo de todo pero que se vio envuelto en el mundo de la droga sebandose en una pobre criatura que se "buscaba la vida" en la calle un día despues de la festividad de los Reyes Magos.

    ResponderEliminar