Seguidores

domingo, 6 de febrero de 2011

* LOS CONCURSOS DE SAN PEDRO MÁRTIR

Uno de los actos más importantes que se celebraban en las Fiestas de San Pedro Mártir en Las Palmas era sin lugar a dudas, el Concurso de Rondallas, que de manera alternativa se llevaban a cabo en el Parque de San Telmo y en la Plaza de Santa Ana. En aquellos años no existían en la isla, -como hoy- muchas Agrupaciones Folclóricas, recuerdo como participantes en este concurso, entre otras a la Tirma Guiense y la Princesa Guayarmina ambas de Guía, la Princesa Tenesoya de Gáldar, Coros y Danzas de Ingenio, la Guanarteme y la del Real Club Victoria de Las Palmas, todas ellas acreditaban una excelente preparación lo que le daba al evento un extraordinario desarrollo.

Entre los miembros del jurado recuerdo a Sebastián Jiménez Sánchez, presidente del mismo y a Antonio Herrera, presidente del Patronato de Arqueología el primero y director de la Banda Municipal de Arucas el segundo respectivamente.

Los premios a repartir eran un extraordinario, un primero, un segundo y un tercero. Las vestimentas que usaban las citadas agrupaciones era bastante variopinta, mientras unas lucían los trajes con reminiscencias nestorianas, otras respetaban con total rigurosidad los ropajes ancestrales, tales como el pantalón, el chaleco y el ceñidor negro, y por último la camisa blanca.

El jurado compuesto por cinco personas entre ellos los ya citados, jamás obraron con la honestidad que el certamen requería, así durante algunos años siempre le otorgaban a la Guanarteme el premio extraordinario, más tarde y durante mucho tiempo orientaron su simpatía hacía la Princesa Guayarmina. Quiero dejar bien claro que esto era muy comentado por las crónicas periodísticas de la época donde se detallaba de manera clara los “pucherazos” que se daban en este festival, ya que Sebastián Jiménez Sánchez era presidente de honor de la Guayarmina y era quien contando siempre con la ayuda de Antonio Herrera y haciendo uso de su voto de calidad le otorgaba a la Guayarmina tan codiciado premio extraordinario algo que era totalmente dubitable, lo que llevaba al público asistente al concurso a pronunciarse con silbidos y abucheos hacía los miembros del jurado, y que se acentuaban aún más cuando el director de la Guayarmina subía al estrado a recoger el premio que consistía en una cantidad de dinero en metálico.

Empero, en los concursos que se celebraban en Teror por el Pino, en Arucas por San Juan, en Telde por San Gregorio o en La Laguna (Tenerife) por San Benito……. donde el jurado estaba formado por personas altamente cualificadas musicalmente hablando, el premio extraordinario se lo otorgaba a la Tirma Guiense.

Alguien podrá pensar, que cuanto aquí he expuesto pueda tener unos tintes pasionales, nada más lejos de la realidad, ahí están las hemerotecas que son quienes en verdad pueden dar fe y testimonio de cuanto aquí manifiesto.

El mencionado concurso, era todo un exponente de la más pura canariedad, por el mismo pasaban los mejores cantadores y cantadoras existentes en la isla, citar así a Carmelo Suárez, Espiridio Santana, Pinito Moreno, Lorenza Delgado, y tantos otros que le daban un enorme lustre a nuestro folclore, interpretando con loable maestría nuestros aires más populares.

JUAN DÁVILA GARCÍA

1 comentario:

  1. Amigo Dávila... Me he quedado con las ganas de escuchar a Carmelo Suárez. He preguntado en todos los rincones y no he podido oirlo. El otro día un familiar me dijo que buscaría debajo de tierra una cinta donde lo tiene grabado y la espero con ansiedad. Era tal mi curiosidad que contigo y con Lydia Díaz, nos fuimos a Maspalomas a ver si había forma de que nos regalara alguna copla o tema. No fue posible, pero no desmayo en mi empeño. A la Colorá si la he escuchado en distintas ocasiones y la he tenido tanto en Tenderete como en la Bodega de Julián. Un abrazo

    ResponderEliminar