Seguidores

sábado, 5 de junio de 2010

* EL CORPUS: ARTE Y SENTIMIENTO

Según cuenta en su obra Rodríguez Mesa, la fiesta comenzó a decaer a principios de siglo XIX y con ánimo de darle realce, una dama de alto linaje se le ocurrió hacer una “alfombra de flores” frente a su casa. Esta alfombra significó el principio de una tradición artística que ha permanecido hasta nuestros días.

Esta tradición evolucionó rápidamente. Más tarde todas las alfombras llenaban las distintas calles dando lugar a las llamadas “saragatas” o alfombras corridas. Esta festividad artística-religiosa, le ha dado fama a la Villa, donde distintos artistas han influido en el desarrollo de este arte.

Pero…, ¿cómo comenzó a expresarse este sentimiento generalizado de todo un pueblo…?

Según relata Manuel González, en un detallado trabajo sobre el Corpus, en la segunda mitad de mil ochocientos, la tradición surgió por una iniciativa de la familia Monteverde. Uno de sus miembros, doña Leonor del Castillo y Bethencourt, hija del Conde de la Vega Grande, había viajado con sus padres a tierra napolitanas, donde observó las alfombras de flores. Decidieron incorporarla a la procesión del Corpus de Las Palmas primero y en la tierra natal del que sería su esposo, Antonio Monteverde del Castillo.

Eran tiempos de decadencia tras el grave impacto que originó la revolución liberal en las formas tradicionales del culto del Antiguo Régimen.

La familia hizo una primitiva alfombra en la calle frente a su habitación con moldes de arcos de pipas. Con ellos formaban arcos concéntricos que cubrían de flores. Durante dos años consecutivos fueron ellas las que adornaron con flores las calles para el paso de la Sagrada forma.

Yo, en la década de los noventa, acudí a La Villa de La Orotava atraído por un trabajo publicado por Edirca en 1.983, en el que Elfidio Alonso, en su distinguido trabajo sobre el folclore en nuestra tierra, publicaba distintas coplas descriptivas del trabajo de este pueblo.

SE DESTACA LA OROTAVA
POR SUS FIESTAS EN EL VALLE
AROMADAS POR LAS FLORES
DE SUS ALFOMBRADAS CALLES

EN LAS ALFOMBRAS DEL CORPUS
QUISEPONER TUS MEJILLAS
PUES FLORES MÁS COLORADAS
NO HE VISTO EN TODA LA VILLA
O esta otra:
SI LLEGAS A LA OROTAVA
EL DÍA DE CORPUS CHRISTI,
PUEDES DECIR QUE EN SUS CALLES
MANOS DE ARTISTAS TU VISTE.

Con el diseño de aquella primera alfombra trazada en las empedradas calles de La Orotava, a base de escogidos pétalos de rosas, geranios y otras flores de diversas tonalidades, comenzaba a sustentarse la tradición…

Efectivamente, como puede suponerse, las dimensiones de aquella primera alfombra, no era ni complicada ni extensa. Sólo tenía de largo tres varas por dos y media de ancho…

Sin embargo, el momento en que la procesión del Corpus, pisó aquella sencilla alfombra de pétalos se estaba cimentando una de las fiestas que más fama han alcanzado dentro y fuera de Canarias y que cada año congrega en la Villa, a millares de visitantes.

La plaza, es el escenario de la monumental obra. Tiene, una dimensión de unos 1.000 metros cuadrados y se calcula que se precisan para tamaña decoración más de tres mil kilos de distintos tipos de arena procedente de las zonas del techo de las islas: El Teide.

La gigantesca alfombra que luce la plaza del ayuntamiento (cada año se plasma un motivo distinto) está dibujada con los delicados colores que dan la arena extraída de distintos puntos de la isla. Aquí, el tinte, no existe. Todo es natural. Incluso en esta ocasión, se sumaron dos tipos de fina y tamizada arena que hasta el momento se desconocía.

Para tamaña obra ha sido precisa toda una obra de ingeniería. Canales que desviaran el agua de lluvia, infrecuente en esta época del año. Un amplio toldo cubrió toda la superficie de la plaza para que la obra estuviera lista para la ocasión y guarecerla de la lluvia.

Al retirarse la protección, la lluvia hizo acto de presencia y haciendo bueno el dicho “no hay mal que por bien no venga”, al mojarse tan amplio tapiz demostró que los colores de los distintos tipos de arena, son auténticos y carentes de tintes.

En el capítulo de distinciones, podría citar a:

Más de dos lustros lleva el artista Domingo Jorge González aportando idea y diseño para el engrandecimiento de esta festividad. En ocasiones la alfombra llegó a alcanzar una dimensión de 925 metros cuadrados… Suele ser un tríptico con diferentes episodios bíblicos. Ningún de estos episodios, se repiten en años venideros.

Don Felipe Machado Benítez de Lugo, que revolucionó con sus novedosas aportaciones. Fue el primero en usar tierra de colores naturales de la zona del Teide.

La fiesta ha sido considerada fiesta de Interés turístico, en enero de 1.986.


Nota: Mañana comentaré El Corpus vertical de Mazo, isla de La Palma, así como otras localidades del archipiélago.

ALFREDO AYALA OJEDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario