Seguidores

jueves, 14 de enero de 2010

* “ CUANDO CONOCÍ A UN CHACALOTE ILUSTRE: JULIO VIERA “

En el lugar más insospechado vine a conocer al pintor “chacalote” de fama internacional Julio Viera.

Los chacalotes somos, en ese aspecto, como los cubanos; nos encontramos con un paisano en cualquier lugar del mundo y pareciera que nos conociéramos de toda la vida…así fue.



Yo me encontraba en Mallorca para llevar a cabo un concierto en el Auditorio de Palma con el grupo canario “Mestisay”, presentando el disco titulado “La rosa de los vientos”. Al concluir el concierto nos sorprendieron con una fiesta donde había un gran número de personas de la alta sociedad mallorquina, entre ellos muchos canarios. Y yo, allí…medio desplazado entre canapés y caviar, yo que soy mas de pejínes “asaos” con alcohol.

Estaba en eso de reconocer el terreno cuando un compañero de Mestisay me dice: “oye, que Julio Viera anda como loco preguntando que quién es el músico chacalote del grupo”. Me quedé de piedra, ya que había oído hablar de él desde mi niñez y siempre lo mencionaban como el pintor de San Cristóbal que recorrió medio mundo. Vamos, que era un referente total y absoluto para los habitantes del barrio. De repente, se me pone frente a mi aquel “ropero de cuatro puertas”, alto, con una barba larga y blanca, de pelo más bien largo y con cara de quijote del siglo XXI, y me pregunta: ¿cómo anda el barrio?. Imagínense lo extraño pero a la vez maravilloso de la situación. Dos chacalotes encontrándose en pleno centro de Palma de Mallorca.



Estuvimos hablando un rato. Bueno,…él hablando y yo escuchando con admiración algunas de sus sanas locuras. Recuerdo que me comentó que estaba escribiendo un libro que iba a titular “Si los callaos hablaran”. Acto seguido me hizo una caricatura con cuatro trazos rápidos en una tarjeta de visita que debo tener guardada en alguna parte de mi casa que no recuerdo.

Ciertamente es un personaje peculiar. Por supuesto que me mencionó su frase célebre: “Yo, de no haberme llamado Julio Viera, me hubiera puesto el seudónimo de Julio Viera”. Todo genio y figura, sin duda. Según él, el arte se divide en dos partes: JULIO y VIERA.

Roncote honorífico del barrio, se autodenomina “el quijotesco Neptuno de mi pesquero barrio de San Cristóbal y ataco a las trombas marinas de la crítica cretina”.



Julio, que nació el 8 de Julio de 1.934, está casado con la pintora alemana Hannelore y reside en Mallorca donde expone con asiduidad en la galería-joyería del empresario Enrique Moreno, promotor y representante universal en exclusiva de su obra.

Ha hecho tantas cosas en la vida que necesitaría un capítulo aparte solo para su biografía artística, y sin duda seguiré escribiendo sobre él, pero para concluir ahora, me quedo con otra frase suya: “Soy profeta en mi tierra, aunque prefiero que todos me traten como si fuera extranjero”.

Un abrazo “chacalote”.

JUAN CARLOS SIERRA

2 comentarios:

  1. Julio Viera, amigo Juan, era muy divertido. En esa época era precpetivo llamar la atención, buscar notiredad... asi, pintó al luchador Borito en el viejo Campo España; hizo un disco cuadrado y le recuerdo en un bar en los bajos de donde estaban situados los primeros estudios de Television Española, en la Casa del Marino en medio de una tertulia decirme "tú eres uno de los cachorros de Antonio Ayala"... gustaba esa frase "el arte se divide en dos en Julio y en Viera y de ello, el arte, soy Yo".
    En otra ocasión pagar una ronda en el bar de alto coste con un billete de veinte duros...El camarero decirle don Julio, que con esto no llega...
    Entre airado y cachondo Julio, respondió: "esos veinte duros llevan mi firma...tiene más valor que el que indica el billete!"
    Un saludo amigo Juan, y a seguir contando la historia de ese notable y pintoresco barrio de San Cristóbal.

    ResponderEliminar
  2. Juan Carlos Sierra14 de enero de 2010, 12:27

    Ciertamente es todo un personaje. Buena gente, aunque con una filosofía de vida un poco especial. Recuerdo tener en mis manos algunos discos pequeños con canciones compuestas por él como PLAYAS DE GRAN CANARIA o DON QUIJOTE DE LA MANCHA. Su hermana tiene una tiendita en San Cristóbal y en el sótano guarda infinidad de reliquias de su hermano: discos, cuadros, caricaturas, libros,...un tesoro. Allí accedí yo hace años para recopilar algunas canciones que queríamos grabar con LOS CHACALOTES, aunque al final todo quedó en intención.

    ResponderEliminar