Seguidores

viernes, 13 de noviembre de 2009

* AGRUPACIÓN FOLKLÓRICA “LOS CHACALOTES”: Su fundación.

La llegada de D. Cristóbal Pérez Rodríguez el 10 de noviembre de 1.984 al barrio supuso algo más que un simple cambio de párroco, fue un revulsivo en muchos aspectos para San Cristóbal, aunque yo me centraré en el que me tocó más de cerca: la fundación de la agrupación folklórica “Los Chacalotes”.

Recuerdo que una tarde recién llegado el párroco mi madre me comentó: “Acabo de ver al cura nuevo jugando con los viejillos al dominó”. Eso me sorprendió porque veníamos de un cura al que ni siquiera le gustaba que los niños fueran a la iglesia. Así que, después de las presentaciones pertinentes, le pregunté al recién llegado: “Don Cristóbal, ¿podemos entrar a la iglesia y tocar en la misa? a lo que él respondió con gusto afirmativamente. Ahí empezó a germinar la semilla que más tarde se convertiría en la agrupación. Formamos un coro parroquial y así estuvimos desde 1.984 hasta 1.986. Al poco tiempo de fundar el coro solicitamos la ayuda de Juan Cruz Trujillo, padre de dos de los componentes, para llevar la dirección musical, hasta que, en el 85, asumí yo la dirección con tan solo 12 añitos.

En Julio de este último año se celebraron las fiestas patronales de San Cristóbal y se programó una noche canaria donde los niños del coro parroquial tocaron tres canciones y fueron muy aplaudidos.

Después de este debut surge la posibilidad de acudir a la romería de las fiestas de San Miguel, en Valsequillo. Preparamos algunas canciones parranderas y tocamos durante todo el recorrido hasta que llegamos a la plaza. A la gente le gustó mucho y nosotros disfrutamos tanto que, de regreso a San Cristóbal, ya en la guagua, empezamos a soñar con tener un vestuario, un repertorio y formar una agrupación folklórica. Ese es el preciso momento en que nacen “LOS CHACALOTES”, un grupo que se fundó en Septiembre de 1.986 y que contaba en su seno con un montón de niños ilusionados y un presidente, D. Cristóbal, más motivado aún si cabe.


A partir de ahí empezaron a sucederse actuaciones, grabaciones en programas de radio y televisión, artículos de prensa, etc. Con tan sólo trece años me encontré a cargo de la dirección musical de 23 niños que tenían, algunos de ellos, más edad que yo. Se hace especialmente memorable el recuerdo de aquellas actuaciones en el rastro de Vegueta, localizado en la plaza del Pilar Nuevo, tras la catedral. Detrás vino el rastro de Santa Catalina, localizado en el parque que lleva el mismo nombre, en la capital grancanaria.

En fin, muchísimas escapadas musicales que no alcanzo a recordar.

En sus diez años de andadura, el grupo actúo en toda la geografía grancanaria y grabó 4 trabajos discográficos: “LOS CHACALOTES, FOLKLORE” (1.986), “HOMENAJE A NANINO” (1.989), ENTRE DOS AGUAS (1.992) y “LOS CHACALOTES: DIEZ AÑOS DE FOLKLORE” (1.996).


Recuerdo que el segundo trabajo discográfico, en formato cassette, se presentó en el teatro del colegio de Los Salesianos, junto a la piscina Julio Navarro, en Las Palmas de Gran Canaria. Entre los asistentes se encontraban algunas personalidades políticas y D. Cristóbal aprovechó la presencia del que entonces era Presidente del Gobierno de Canarias, D. Lorenzo Olarte, para “levantarle” públicamente el compromiso de llevarnos de viaje a Soria, Logroño y Zaragoza. Y…así fue.

En Septiembre de 1.989 viajamos a la península visitando en primer lugar Soria, luego Logroño, actuando en la Plaza del Espolón, en sus fiestas de San Mateo; y por último, llegamos a Zaragoza para interpretar en la Basílica del Pilar la misa canaria. Un viaje inolvidable en el que compartimos infinidad de vivencias que todavía hoy recordamos con mucho cariño.

Al año siguiente, en 1.990, el grupo estrena una misa canaria inédita compuesta por mi y que amenizó la misa de nochebuena en la parroquia marinera.

En fin, que uno echa la vista atrás y le parece mentira que aquellos niños de entonces hoy son adultos con hijos y se encuentran “regados” por el archipiélago. Cada uno ha hecho su vida y algunos han tenido que salir fuera de la isla para echar raíces en otro lugar.

De aquellos 23 niños solo uno nos ha dejado y ha partido a un lugar desde donde seguro estará disfrutando de nuestros encuentros ocasionales. Él es David Cruz Ruano, un joven que formó parte de nuestro grupo desde el comienzo, primero tocando el timple y más tarde como componente del cuerpo de baile. David, no tengo que contarte nada que no sepas. Eres testigo directo del cariño con que se te recuerda.

Para concluir tengo que dar fe de un compromiso que todos le hicimos a Don Cristóbal cuando el grupo se disolvió. Todos acordamos que aunque no funcionara el grupo como tal, sí que nos reuniríamos todas las navidades para seguir amenizando la misa del gallo, en Nochebuena. Todavía, a día de hoy, lo hacemos. Es nuestra manera de vernos y recordar una época tan bonita de nuestra vida.

JUAN CARLOS SIERRA

7 comentarios:

  1. Hola Juan, acabo de leer y no puedo negar que se me han encapado unas lagrimas, de alegria y tristeza a la vez. Alegria, porque se me viene a la mente todos los momentos que he vivido en los Chacalotes, esos viajes, romerias, y sobre todo, esas tardes sentados en la puerta de la iglesia, riendonos y cantando todo lo que se nos ocurria. Tristeza, si porque recuerdas a mi hermano, aquel niño algo tinido, que jamas pense que se atreviera a bailar y mira si lo hizo, que tiempos, que infancia, adolescencia que vida mas bonita. Gracias, gracias y mil gracias por esto que haces, jamas lo dejes. TU HERMANO CARLOS CRUZ RUANO.

    ResponderEliminar
  2. Carlos, sé que es normal que se escapen algunas lagrimillas, a mí también me pasa, pero luego, pensando, llego a la conclusión de que, como tú bien dices, hemos vivido una infancia y una adolescencia muy bonitas. Pero lo mas importante es que seguimos viviendo una vida hermosa, disfrutando de los amigos y de nuestros seres queridos, los que están físicamente y, ¿por qué no?, los que no están, que se mantienen vivos gracias a nuestro recuerdo. Mientras me quede un hilo de aliento, ahí en mi boca estará mi barrio, porque para mi es mas que un barrio, es mi vida.

    ResponderEliminar
  3. Gracias JEFE.
    Sumen lagrimas,porque no he sido menos.
    Pensar que todo lo que he leido lo llevo muy presente en mi vida,recuerdos que afloran en conversaciones con amigos,familiares,etc
    Se imaginan llevando a nuestros hijos al salon como hicieron nuestros padres,que recuerden,tambien eran amigos o familiares...
    Gracias por inmortalizar esta hermosa historia,y que orgullo haberlos tenido como hermanos mayores.
    Como siempre JEFE,me descubro ante su talento.

    Un fuerte abrazo

    Fabian De La Nuez

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos, soy Iván, un lindo recuerdo, yo soy de los más pequeños y no recuerdo tan bien todo, pero si me acuerdo de algunas cosas. Lo bueno ha sido ver bien la foto de la catedral,jajaja, que pintas. Saludos. Y mucho ánimo Juan Carlos

    ResponderEliminar
  5. Gracias compis. Entre todos tenemos que hacer que el barrio no muera en el olvido. Nuestras experiencias tienen que quedar escritas en algún sitio para las futuras generaciones, nuestros hijos. Un abrazo chacalotes.

    ResponderEliminar
  6. La Historia no es del todo así. Se han omitido muchas cosas y otras se han cambiado.

    ResponderEliminar
  7. BUENO BUENO..QUE DECIR...QUE A MI TB SE ME HA ESCAPADO ALGUNA LAGRIMILLA SOBRE TODO AL VER A DAVID...QUE BONITOS RECUERDOS...ENTRE EN EL GRUPO MAS TARDE QUE USTEDES PERO GUARDO MUY BUENOS RECUERDOS...LA FOTO DE LA CATEDRAL NO LA HABIA VISTO...QUE TIEMPOS AQUELLOS, QUE CARITA SERGIO...FABI...Y BUENO LA ALEGRIA Y EL AFAN DE FATIMA NO TIENE DESPERDICIO JE JE JE....SALUDOS A TODOS

    ResponderEliminar